Bruselas no cambia su postura: "respeta" la sentencia y el orden constitucional español

Sin sorpresas: la Comisión Europea no ha querido valorar la sentencia del 'procés' siguiendo su línea de no opinar sobre decisiones judiciales, y las condenas no han cambiado su postura, que es de que el problema catalán debe gestionarse en el marco constitucional español.

"La Comisión Europea respeta plenamente el orden constitucional español, incluyendo las decisiones de la judicatura española", ha asegurado Mina Andreeva, portavoz del Ejecutivo comunitario. "Nuestra postura no ha cambiado: es un asunto interno de España", ha señalado, subrayando la negativa de la institución a cualquier tipo de mediación europea, una de los principales objetivos de la internacionalización del 'procés'.

Nacho Alarcón. Bruselas

Cecilia Malmström, comisaria de Comercio, ha evitado completamente cualquier tipo de comentario: "No tengo opinión", ha espetado la sueca cuando se le ha preguntado por su valoración de la sentencia conocida esta mañana y que condena a entre 13 y 9 años a Oriol Junqueras y el resto de presos preventivos, salvo a Santi Villa, Meritxell Borràs y Carles Mundó, que han sido condenados por desobediencia, lo que no implica pena de prisión.

Por su parte, preguntada por las movilizaciones que se están produciendo en Cataluña, la portavoz de la Comisión Europea ha recordado que el derecho a manifestarse de forma pacífica está garantizado en toda la Unión.

Bruselas ha sido siempre muy clara durante todo el proceso, y siempre ha defendido que el "tema catalán" debe resolverse dentro del sistema constitucional español. Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea, ha insistido en numerosas ocasiones en que en España existe Estado de derecho, e incluso tras los acontecimientos del 1 de octubre, recordó que los Estados a veces deben hacer uso de la fuerza proporcional para hacer cumplir la ley.

La postura de la Comisión Europea está muy marcada, porque el independentismo siempre ha visto en el Ejecutivo comunitario y en el proyecto europeo una posible fuente de legitimidad. Bruselas siempre ha dejado clara la 'doctrina Prodi', que obliga a que cualquier nuevo Estado creado por la separación de un territorio de un Estado miembro de la UE debe ponerse a la cola para volver a entrar en el club, desmontando así uno de los argumentos clave del independentismo: que Cataluña tendría una vía rápida para entrar en la UE.

En el Ejecutivo comunitario nadie ha abierto la puerta al presidente de la Generalitat desde hace mucho tiempo: toda una red de comunicación, técnicos y diplomáticos españoles han hecho entender el daño que haría a Madrid una fotografía de una Europa que abriera la puerta a los líderes independentistas.

Sentencia "desproporcionada"

Desde el Parlamento Europeo sí que han llegado algunas palabras más reconfortantes para los políticos presos. La alemana Ska Keller, líder de Los Verdes en la Eurocámara, el grupo al que pertenece ERC, ha lanzado un comunicado en el que critica que la sentencia es “desproporcionada” que "solo profundizará la crisis en Cataluña".

En Bélgica la N-VA, partido independentista flamenco de extrema derecha que ganó por un amplio margen las últimas elecciones, ha calificado la jornada de "un día negro para la libertad y la democracia". "La Unión Europea está observando y no hace nada al respecto", han criticado en un comunicado.

Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos, ha asegurado que la sentencia cambia el debate: "Esto ya no va de independencia sí o no, sino de democracia sí o no". Mientras tanto, el miembro de En Comú Podem Ernest Urtasun ha calificado la sentencia de “dura e injusta” y ha pedido “diálogo, acuerdo y libertad de los condenados”.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal