Boris Johnson paraliza su plan del Brexit tras su fracaso para sacar a UK por la vía rápida

Boris Johnson ha fracasado con su plan del Brexit en Westminster, después de perder la moción más importante que se votaba este martes por 308 votos frente a 322. Si el primer ministro cumple su palabra, el Reino Unido estaría abocado a unas elecciones anticipadas, ya que el Gobierno había insistido en salir de la Unión Europea el 31 de octubre y había amenazado con convocar comicios si perdía en el legislativo.

La Cámara de los Comunes había dado su respaldo preliminar al acuerdo del Brexit negociado por Johnson con la Unión Europea por 329 votos a favor frente a 299. Esta victoria ya es un paso más que lo que había conseguido su antecesora, Theresa May. Sin embargo, pocos minutos después los diputados rechazaron 322 votos contra 308 el cronograma propuesto por el 'premier' con el que buscaba implementar los términos de salida del bloque comunitario en tan solo tres días.

Sin mención a las elecciones

"De una forma u otra, abandonaremos la UE con este acuerdo, al cual la cámara acaba de dar su visto bueno", ha dicho Johnson en su defensa. A pesar de mostrar su decepción por esta derrota, ha insistido en que no quiere pedir una extensión a Bruselas y no hizo ninguna mención a la posibilidad de elecciones anticipadas. "Ahora enfrentamos más incertidumbre (...) y la primera consecuencia es que el Gobierno debe asumir el único camino responsable y acelerar nuestros planes para un resultado (de un Brexit) sin acuerdo", agregó.

Celia Maza. Londres

La oposición celebró el freno puesto a los planes para la salida el 31 de octubre pese a que esto deja de nuevo al país pendiente del próximo movimiento del inquilino de Downing Street.

"Esto no es un trato cerrado y no dejaré de luchar por nuestro lugar en la Unión Europea", dijo la jefa de los liberaldemócrtas, Jo Swinson. "Boris Johnson trató de empujar su Brexit en el Parlamento esta noche porque sabe que es un mal acuerdo", remató.

"Otra derrota humillante"

El líder laborista, Jeremy Corbyn, incluso le hizo una oferta a su rival 'tory' para trabajar en un cronograma "razonable" en vez de debatir apresuradamente una legislación vital para el futuro del Reino Unido. "El primer ministro es el propio autor de sus desgracias", le espetó. Por su parte, Ian Blackford, del Partido Nacional de Escocia, lo expresó de manera más sucinta: "Esta es otra derrota humillante para Boris Johnson".

La reacción de la Unión Europea no se hizo esperar: "La Comisión toma nota del resultado de esta noche y espera a que el Gobierno británico le informe sobre sus próximos pasos", ha dicho Mina Andreeva, portavoz de la Comisión Europea.

La UE esperaba no tener que enfrentarse a este dilema: confiaba en que en una dirección u otra la situación se resolviera la situación en Westminster antes de tener que tomar una decisión así. Ahora se encuentra con todos los focos sobre ella, e intentará desviarlos: su decisión dependerá de los próximos pasos de Johnson.

Cotizalia

La naturaleza de la prórroga cambia dependiendo de una serie de variables: si el acuerdo era rechazado, entonces era necesaria una prórroga más larga, si era aprobado se podía aprobar una extensión corta, también denominada técnica. Si era rechazado, la UE debía pensar en una extensión larga con condiciones. Francia es de las más duras. Cualquier prórroga larga tiene que tener a cambio, según París, un proceso político en el Reino Unido. Unas elecciones o un segundo referéndum.

Pero justo esta situación está en tierra de nadie. Johnson todavía no ha enseñado sus cartas: ¿está dispuesto a atravesar todo el proceso de ratificación lento? ¿Dimitirá? ¿Pedirá elecciones? Todas esas preguntas están en el aire y son las que la UE espera que el primer ministro responda antes de tener que tomar una decisión sobre la extensión.

Nivel de surrealismo "alto"

“Hay países que no van a querer dar una prórroga a alguien que te lo pide pero que, en la misma carta, te dice que no la quiere”, criticaba el pasado sábado una fuente diplomática, que señalaba que el nivel de surrealismo era “alto” ante los tres documentos enviados por Johnson, algunos contradictorios entre ellos.

E. Andrés Pretel

“Es de agradecer que la cámara de los Comunes haya votado por una clara mayoría a favor de la legislación necesaria para establecer el Acuerdo de Salida”, ha celebrado Leo Varadkar, primer ministro irlandés y uno de los artífices del acuerdo de última hora gracias a sus cesiones en el consentimiento del ‘backstop’ irlandés. “Ahora esperaremos nuevos desarrollos de Londres y Bruselas sobre los próximos pasos, incluido el calendario para la legislación y la necesidad de una extensión”, ha tuiteado desde Dublín.

En cualquier caso -y en ausencia de señales claras por parte de Downing Street- lo más probable es que la UE se decante por aceptar una prórroga base hasta el 31 de enero de 2020, con la posibilidad de que se termine en una fecha previa si el Reino Unido es capaz de completar el proceso legislativo antes. Sin embargo, algunas capitales expresarán sus dudas y puede que empujen por una prórroga más larga para garantizar no estar en este mismo escenario en enero.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal