Baños, el profeta geopolítico de Íker Jiménez: "Alguien debió pensar que yo era un peligro"

Pedro Baños tiene enemigos muy poderosos. Pero antes de contarnos quiénes son, este coronel en la reserva del Ejército de Tierra pide que le quiten los hielos de su vaso de agua: "Hay que cuidarse la garganta, yo vivo de hablar", se justifica. La camarera, que venía ofreciendo patatas fritas, se encoge de hombros sin saber que tiene delante al hombre que estuvo a punto de ser el Director de Seguridad Nacional de Pedro Sánchez. Pero sus enemigos se movilizaron y cometieron, según Baños, un asesinato social.

Un año después, Pedro Baños se ha convertido en el primer militar que presenta un programa de televisión en España. Y su misión, nos cuenta el autor de los superventas 'Así se domina el mundo' (2017) y 'El dominio mundial' (2018) en un bar del centro de Madrid, es desentrañar "la conspiración, la geopolítica y los hilos que mueven el mundo" para el gran público.

Desde septiembre, Cuatro ha emitido dos capítulos de ‘La mesa del coronel’, un programa creado por la productora de su amigo Íker Jiménez, quien ha bautizado a Baños como un "profeta” que nunca se equivoca en su visión a futuro. El lanzamiento televisivo responde al espíritu de los tiempos: las escuelas de negocios incluyen clases de riesgo político en sus cursos, los expertos advierten de que la incertidumbre global nos afecta a todos y, esta vez sí, el aleteo de una mariposa en la Casa Blanca puede provocar un tsunami en Japón.

J.R

"Es un programa orientado a un público minoritario", reconoce Baños, quien a sus 59 años no se desanima ante los bajos índices de audiencia de sus dos únicas emisiones (5,7% el primero sobre tecnología móvil y 3,8% el segundo sobre el diésel). Aunque no se emite de forma periódica, ha cosechado medio millón de fieles en el competitivo ‘prime time’ de los domingos por la noche.

Fue el escritor de cómics Alan Moore quien dijo que solo hay una cosa que dé más miedo que cualquier teoría de la conspiración: que no exista ninguna y nadie esté al mando. Pedro Baños, el nuevo profesor de geopolítica de España, quiere convencerte de lo contrario.

PREGUNTA. Usted escribe en su primer libro que no cree en las teorías de la conspiración, sino en “realidades de la conspiración”. ¿A qué se refiere?

RESPUESTA. Te pongo un ejemplo. ¿No hay conspiraciones en la máquina del café de una empresa? ¿Tú no murmuras de este, el otro...? Es una constante humana. Llamémosle conspiración, intrigas, tramas... Esto ha existido durante toda la historia de la humanidad. Trasládalo al ámbito geopolítico. La intención del que lleva a cabo estas "realidades de la conspiración" es hacerte creer que no existen. Y criticar, ¡destruir! al que dice que existe la conspiración. Para eso tiene el poder. ¿Existen las teorías de la conspiración? ¡Todos los días! Hay muchas fuerzas luchando en esas conspiraciones. Todo lo que pongo en mis libros lo puedo respaldar con datos, mientras que los que me atacan no pueden decir lo mismo.

P. Habla de una “mafia de los conferenciantes” que quieren imponer una visión única sobre la realidad.

R. Muchas veces son pequeños círculos que coinciden en pensamiento, a veces impuesto desde fuera. Hay que romperlos y meter a gente externa para poder dudar. Pero ellos ningunean a los que quieren dudar. Está más que demostrado que hay intereses en fomentar ciertos conocimientos. Cuando se organiza un congreso hay que preguntarse: ¿Quién está detrás de él? ¿Cuáles son los intereses económicos?

Pedro Baños, en un momento de la entrevista. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños, en un momento de la entrevista. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños, en un momento de la entrevista. (J. Álvaro Manzano)

P. ¿Y cuáles son esos temas de los que no se puede hablar?

R. ¡Muchos! Por ejemplo, el cambio climático. Ha habido gente en Francia que ha perdido hasta el trabajo. Es como una avalancha. A ver, no hace falta ser científico para darse cuenta del calentamiento. Otra cosa es saber cuáles son esos orígenes. Si tú presentas una teoría, te machacan... o te hacen creer que todo el mundo piensa eso. ¡Está perfectamente todo estudiado! Y se aplica a rajatabla. Como todo el mundo parece que piensa una cosa, cómo voy a atrever yo a decirlo en público. Voy a parecer que soy el tonto y me van a machacar.

P. Desde la academia han criticado la figura de Pedro Baños. Me han dicho que usted no es riguroso. ¿Qué tiene que decir?

R. Jamás he pretendido hacer una tesis doctoral. Si quieres trasladar un conocimiento tan árido como la geopolítica no puedes hacer algo académico. Yo conozco gente maravillosa con mucho conocimiento... que ha vendido 500 libros. ¡Y los tienen que regalar a familiares porque son insufribles! En el mundo militar, cuando el coronel tiene que aprobar el menú de la comida, no tiene que pensar en lo que le gustaría comer a él, sino en lo que les gustaría a sus soldados. Quizá a él le apetecería comer una fabada y a sus soldados una pizza. Ese es el error. Los intelectuales tienen la responsabilidad de pensar en lo que le gusta a la gente. Alguno va diciendo por ahí que yo he desprestigiado la geopolítica. ¡Todo lo contrario! Yo he democratizado y popularizado la geopolítica. En cierto modo, yo he sido quien la ha puesto de moda.

***

"Los libros de Pedro Baños parecen una sucesión de artículos de la Wikipedia", explica por teléfono un académico que prefiere no ser citado "para no meterse en polémicas". Otro de ellos critica sus "apariciones en Cuarto Milenio con Íker Jiménez" y cómo construye narrativas a partir de datos descontextualizados: "Su truco consiste en decir obviedades -como que los poderosos controlan a la población- y, al ir a lo concreto y no disponer de información, abrazar las teorías de la conspiración”.

Estas afirmaciones contrastan con las ventas de sus libros ('Así se domina el mundo', editado por Ariel, ya va por la 13ª edición), los comentarios elogiosos en Twitter o el apoyo rotundo de sus invitados: "Pedro es un filántropo del conocimiento", explica Andrea G. Rodríguez, experta en geotecnología e invitada al primer episodio. Pedro Fresco, autor de 'El futuro de la energía en 100 preguntas' y participante en el segundo programa, recalca: "Es de lo mejor que hay en televisión".

***

P. ¿Entonces no le quita el sueño que los expertos le desmerezcan su trabajo?

R. En absoluto. Quien lea mis libros podrá acudir a ellos. He escrito cientos de artículos siempre con la misma finalidad: que lo entendiera todo el mundo. ¡Hasta mi madre! Si lo habían entendido mi madre y sus amigas, que son octogenarias, me daba por satisfecho.

P. ¿Pero usted cree que la geopolítica la deben entender hasta nuestras abuelas?

R. ¡Claro! ¿Por qué no? ¿Qué está pasando con Trump? Yo lo escribí hace dos años. En aquel momento todo el mundo me tomó por loco y alarmista. Hay gente que lee mis libros y dice: por fin entiendo por qué los coreanos del norte reaccionan como reaccionan. Y esto lo han leído todas las amigas de mi madre. De lo que se trata es de culturizar a la población para que pueda comprender las noticias. Hago una labor social.

Pedro Baños: 'Estoy deseando que alguien me lleve a juicio, tengo muchísima información. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños: 'Estoy deseando que alguien me lleve a juicio, tengo muchísima información. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños: 'Estoy deseando que alguien me lleve a juicio, tengo muchísima información. (J. Álvaro Manzano)

P. ¿Cree que el Ejército está contento con tener a un coronel en la reserva en televisión?

R. Me han concedido permiso para traer militares de uniforme a La mesa del coronel. Es un síntoma claro de esa aceptación. En ocasiones, el Ministerio de Defensa, que ha hecho grandes esfuerzos por darse a conocer, no ha trasladado ese interés por las Fuerzas Armadas.

P. Algunos militares me han dicho que no les sentaba muy bien que en el programa se hable de "coronel" sin apostillar "en la reserva". No sé si alguien se ha quejado.

R. No me lo ha dicho nadie, pero el que lo haya dicho puede ver en mi web que lo primero que pongo es "en la reserva". Somos militares hasta el día que nos morimos. Solo perdemos nuestro cargo por resolución judicial. Yo no pretendo engañar a nadie.

P. ¿Se siente cómodo defendiendo la Rusia de Putin?

R. Es que eso es mentira. Yo lo que digo es que a Europa le vendría bien un acercamiento financiero y económico con Rusia. Esto es lo mismo que dijo Macron en la cumbre del G7. Me han dicho hasta que soy un coronel soviético de la KGB. Es un disparate. Para atacar a Rusia hay que crear afines a Rusia, a los que a su vez hay que atacarles. A mí me colgaron ese sanbenito a través de una operación de inteligencia muy brillante, pero que no corresponde con la realidad. Algún día escribiré sobre ella. Lo triste de todo esto es que haya periodistas y medios de comunicación comprados por los servicios extranjeros.

P. ¿Piensa en alguien en especial?

R. Tengo muchos. No voy a dar un adelanto porque no voy a cometer el error que cometieron ellos. Estoy deseando que alguien me lleve a juicio, tengo muchísima información. Algunos sé hasta lo que les han pagado. Te podría dar muchos nombres y apellidos, pero no te los voy a dar. Y a lo mejor alguno cercano a ti.

P. Ha pasado más de un año desde que estuvo a punto de ser nombrado director de Seguridad Nacional. ¿Qué pasó?

R. Alguien debió de pensar que yo era un peligro. ¿A quién le preocupa al auge de Rusia? A los atlantistas y a los fanáticos de la OTAN. En 1991, había 16 países miembros de la OTAN. Hoy 30. ¿Quién rodea a quién? A la OTAN le viene bien porque es una manera de reinventarse. Y luego está el ámbito Soros. Al igual que Trump, Putin o Bolsonaro quieren crear un nuevo orden neoconservador, él defiende un mundo hiperprogresista. Ambos mundos se juntaron para atacarme.

P. ¿Insinúa que el ataque vino de fuera?

R. A España nos han atacado siempre de muchísimos sitios. Yo no me fío absolutamente de nadie. Solo me fío de España y de los españoles.

***

Ocurrió todo en apenas 24 horas. El 7 de junio de 2018, un día antes del primer Consejo de Ministros de Pedro Sánchez tras la moción de censura, saltó la noticia de que Pedro Baños iba a ser Director del Departamento de Seguridad Nacional, organismo situado en la Moncloa y con capacidad para aconsejar al presidente, entre otras cosas, sobre si España debe entrar en una guerra o no. El propio Baños lo confirmó antes de que fuera oficial. Borrell, menos tajante, reconoció ante las cámaras que lo estaban valorando.

Nacho Torreblanca, en sus últimos días como jefe de opinión de El País, aseguró que su nombramiento iba a causar "una profunda preocupación en la UE y en la OTAN y poner en cuestión la política exterior del gobierno". Ante la presión pública, el gobierno cedió y nombró en su lugar a Miguel Ángel Ballesteros, general de Brigada del Ejército de Tierra.

¿Quién paró el nombramiento de Baños? En esta y otras entrevistas, Pedro Baños asegura que fue objeto de "una operación de inteligencia" -en referencia al MI6-. Algunos medios, por su parte, señalaron al PP y a Ciudadanos como principales actores del derribo por las supuestas posturas prorrusas de Baños. Sin embargo, hasta donde ha podido confirmar este diario, la presión principal surgió desde dentro del PSOE. Dos fuentes consultadas por El Confidencial afirman que fue Javier Solana, varias veces ministro, secretario de la OTAN (1995-1999) y jefe de la diplomacia europea (1999-2009), quien frenó el nombramiento de Baños.

Preguntado al respecto por El Confidencial, Solana se ha limitado a responder que "el nombramiento del general Ballesteros le pareció acertado".

***

P. ¿Piensa hacer un programa sobre por qué no se produjo su nombramiento?

R. Sí, claro que sí. Lo tengo previsto. Y algún día publicaré un libro contando todo lo que pasó. La editorial me está persiguiendo para que lo haga. Será un bombazo y causará trastornos diplomáticos. Hay que contar la verdad. Casi todo lo que se ha contado es mentira. Pero yo tengo todo guardado en distintas partes. Nadie mejor que yo que lo viví.

Pedro Baños, antes de la entrevista. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños, antes de la entrevista. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños, antes de la entrevista. (J. Álvaro Manzano)

P. Usted asegura que hay periodistas en Europa financiados por los servicios de inteligencia. En el libro no presenta datos, ¿no?

R. Cuando escriba mi siguiente libro te lo daré con nombres y apellidos...

P. Pero hasta que eso suceda, tan solo son especulaciones.

R. El que fue cocinero antes que fraile bien sabe lo que pasa en la cocina. Algunos de los artículos más brillantes que han recibido los mejores premios han sido proporcionados por servicios de inteligencia. Solo hay que leer los documentos desclasificados por la CIA sobre la operación Mockingbird. El programa que vamos a sacar de 'fake news' puede levantar muchas ampollas, pero todo es cierto. Alguien está detrás de esa manipulación mediática. Y no eres tú. Yo también tengo a una hija periodista que trabaja en la televisión alemana. Tú eres el último mariachi. Si a ti te viene un servicio de inteligencia y te dice: "A partir de ahora tú vas a trabajar para mí. Te voy a dar tales exclusivas que vas a ganar el Pulitzer". A lo mejor tú no, pero hay otros que dirán "¿por qué no?".

P. ¿En España?

R. En general. Mira todo lo que se está descubriendo con Villarejo. Este tipo tenía comprado a medio mundo. ¿No es una conspiración lo que había detrás? Por eso existen realidades de conspiración. Yo me he dedicado a ese mundo.

P. En su libro asegura que un buen experimento sociológico es mirar los comentarios de la gente en los periódicos.

R. Sí. Me gusta mucho que en algunos periódicos puedas, además de comentar, valorar los comentarios. Entras y dices: caray, pero si la inmensa mayoría de la gente tiene una opinión distinta a la del artículo...

P. No diría que es un método muy científico para conocer la opinión de la gente.

R. Si lo haces en más periódicos, como experimento es maravilloso. La opinión de la gente muchas veces no coincide para nada con lo que nos tratan de imponer.

P. Asegura en sus libros que toda información de los medios es interesada. ¿Y por qué sus libros no lo son?

R. Sí, es verdad. Me lo ha preguntado mucha gente [se ríe]. Yo también he sido pagado durante muchos años por los españoles. Más de treinta. Yo he intentado contar lo que yo pensaba que era la verdad a aquellos que me han pagado el sueldo. ¿Habrá cosas que no se ajusten a la realidad? Por supuesto. Soy humano. Pero he intentado contar mi experiencia con los datos que yo tengo. Toda la parte que hablo de inteligencia está respaldada con datos...

P. Pero en algunas partes no es así, ¿no? Por ejemplo, usted da credibilidad a las teorías de la conspiración del periodista ultraderechista alemán, Udo Ulfkotte, pese a que no están confirmadas. [Ulfkotte, reportero hasta 2003 del periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), aseguraba que la mayor parte de los periodistas en Occidente estaban a sueldo de la CIA y del MI6].

R. El caso de Udo está clarísimo, solo hay que leer su libro... lo que pasa es que su libro no se lo ha leído nadie.

P. Pero el libro de Ulfkotte también puede ser interesado, ¿no?

R. Claro, pero como yo sé lo que hay detrás y sé cómo funciona... Te estoy poniendo el ejemplo de la operación Mockingbird, que está desclasificada. Solo hay que casar una cosa con otra. ¿Por qué no iba a funcionar exactamente igual?

P. En su libro deja caer que la muerte de Ulfkotte por un paro cardiorespiratorio fue premeditada. ¿No le parece descabellado insinuar que lo mataron?

R. Nada descabellado. Esto de los ataques al corazón de una persona sana, en buen estado de forma y sin muchos años... es excesivamente frecuente. Qué casualidad que a las personas muy molestas siempre les da un infarto. Alguna vez lo hemos hablado en Cuarto Milenio. Hay muchas formas de provocar un infarto y que no quede ningún resto. Además, no sabemos quién es el forense que hace la autopsia. A lo mejor también tiene intereses para hacerlo en esa línea.

P. Para hacer esas afirmaciones tan serias tendrá que dar al lector algún tipo de datos, ¿no?

R. Sí, en este caso lo único que hago es referenciar lo que decía Udo, ¿no? Tampoco digo que le hayan asesinado... Tan solo que, curiosamente, va y fallece de un ataque al corazón. No tengo los datos porque no soy forense.

Pedro Baños. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños. (J. Álvaro Manzano)

P. Si yo fuera británico no podría leer su libro, porque está censurado por antisemitismo. ¿Qué le parece?

R. En esta campaña de desprestigio se les ocurre que mi libro es antisemita por tener un pulpo en la portada -diseño en el cual yo no participé- y porque cito una vez a Goebbels. Consiguieron prohibirlo. Llama mucho la atención que un país que presume de democracia y de libertad de expresión esté prohibiendo libros en el siglo XXI. No quiero seguir con el tema porque me parece ridículo. Pero al final, ¿sabes lo que han conseguido? Darme publicidad. No hay publicidad mala, solo publicidad mal gestionada. Gracias a esto hemos conseguido que los libros sean un éxito mundial. ¡Best seller mundial!

P. También levantó muchas críticas su insinuación de que Israel estuvo implicado de algún modo en la muerte de Kennedy.

R. Eso fue otra estupidez. Yo dije: "Otra de las teorías que hay es que a Israel le interesaba un cambio de presidente. Kennedy se había negado a que EEUU le ayudara a construir la bomba atómica”. Y, curiosamente, muere Kennedy, entra Johnson y casi al día siguiente Israel tiene la bomba atómica. Va a haber un momento que no se va a poder hablar de nada. Pero bueno, a mí la lucha me provoca.

P. Y cuando defendió a los que acusaban a la fundación del filántropo estadounidense Soros de agitar las protestas independentistas en Cataluña...

R. Eso no lo digo yo. Lo dicen muchos libros.

P. Pero en la época de Internet, hay gente hay que dice todo y buena parte de esa información es falsa ¿no?

R. Yo no tengo documentación para garantizar que Soros ha intervenido en Cataluña. Lo que sí está claro es que nadie ha podido demostrar que haya sido Rusia la que ha intervenido en Cataluña. Y los que lo han intentado demostrar han hecho el ridículo.

P. En sus afirmaciones siempre planea cierta élite económica que mueve los hilos del mundo. ¿A quién se refiere? Usted mismo ha dicho que hay algo por encima del club Bildeberg. En una entrevista le preguntaron por los Iluminati y no negó su existencia [última pregunta de esta entrevista en El Boletín].

R. No, pero es lo mismo. Me hace gracia. Es como si tú me preguntas por los Iluminati. Dije que ni los conocía, ni los había estudiado ni tenía mayor interés. ¿Por responder una pregunta de los Iluminati creo en los Iluminati?

P. Entonces, ¿quién domina el mundo, señor Baños?

R. Poderes económicos. El valor de capitalización de JP Morgan es mayor que el de todos los bancos del continente europeo, dejando al margen a Reino Unido. ¿Cómo no van a tener poder? El dinero compra bienes, servicios y voluntades.

Pedro Baños: 'algún día publicaré un libro contando todo. Será un bombazo y causará trastornos diplomáticos'. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños: 'algún día publicaré un libro contando todo. Será un bombazo y causará trastornos diplomáticos'. (J. Álvaro Manzano)Pedro Baños: 'algún día publicaré un libro contando todo. Será un bombazo y causará trastornos diplomáticos'. (J. Álvaro Manzano)

P. ¿Y no puede poner nombres y apellidos a esos poderes?

R. Pero si ya te lo he dicho antes. Mundos que están luchando entre ellos: neoconservadores contra ultraprogresistas y cada uno trata de influirte a ti. Tú has hablado de la masonería, pero también están las iglesias. Cada uno trata de imponer su filosofía de vida. Nosotros somos los títeres de los demás.

P. Me da la sensación de que usted se encuentra en una especie de cruzada. Escribe: "Estamos sometidos a enormes presiones mediáticas, a corrientes de pensamiento que generan verdaderos códigos de silencio casi imposibles de romper".

R. Es así. Hay muchas temas tabú de los que no se puede hablar salvo que al día siguiente quieras que te destruyan socialmente. Freud decía en Tótem y tabú que todas las sociedades siempre han tenido su prohibido y su sagrado. Y aquí hay temas que no se pueden tocar. Jamás he bloqueado ni silenciado a nadie en Twitter. Y me dicen barbaridades. Quiero saber lo que opina la gente. Hay gente que solo tiene las redes para hacerlo.

P. Pero ahora que tiene su propio programa de televisión puede contar a la gente “su verdad”.

R. Como siempre digo al final del programa, mi misión es que la gente piense por sí misma y dude de todo lo que nos tratan de imponer. Ojalá lo consiga.

[Silencio de unos segundos…]

También te digo que yo tengo mi vida hecha. Si tuviera 30 años, a lo mejor me preocuparía. Que cada uno haga lo que quiera. Cuando veo estas masas o avalanchas que salen a la calle digo: ¿pero quién les ha manejado? ¿De verdad han reflexionado el interés que hay detrás? Lucho contra poderes muy poderosos y, por tanto...

P. ¿Qué probabilidades de éxito tiene?

R. Muy pocas y muchas de seguir recibiendo ataques de todos los sitios. Me gusta la lucha.

P. Ha insistido en tener información confidencial sobre varios asuntos. ¿Ni siquiera le va a regalar un adelanto al lector tras esta larga conversación?

R. Cuando veo las noticias, pienso ¿pero este periodista dormirá tranquilo o será tan inocente que no saben que está jugando con él? Imagino que habrá que vivir de algo. Hacen una campaña sistemática contra Rusia con afirmaciones que... si es que como yo conozco todos los temas... no, lo siento, no puedo hablar.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal