Adiós a las monedas especiales del Brexit: UK tendrá que fundirlas para cambiar la fecha

2019 iba a ser el año del Brexit: el 29 de marzo era la primera fecha que se manejaba para que Reino Unido abandonara definitivamente la Unión Europea; los plazos se alargaron y los británicos (y muchos europeos) marcaron en sus calendarios el día 31 de octubre, pero ante el bloqueo absoluto en Westminster, los embajadores permanentes de los Estados miembros ante la UE aprobaron una nueva prórroga de tres meses: hasta el 31 de enero. El año 2019 terminará sin ser el año del Brexit, y ante los continuos cambios de fecha, Reino Unido tendrá que dar un paso atrás en lo que pretendía ser un homenaje a la salida de Londres del bloque. El pasado año varios medios británicos se hicieron eco de la decisión de la Cancillería de Hacienda británica de emitir una moneda especial de 50 peniques con la fecha grabada de su salida grabada.

Ahora, tal y como ha avanzado Bloomberg, miles de monedas acuñadas para conmemorar el Brexit del 31 de octubre tendrán que ser derretidas después de que Boris Johnson aceptara la prórroga aprobada por la UE. El canciller británico de Hacienda, Sajid Javid, había anunciado previamente que iban a emitir millones de monedas grabadas con la fecha en la que Johnson aseguró que Reino Unido abandonaría el bloque, pero la producción tuvo que detenerse la semana pasada, cuando ya era evidente que la separación del país del bloque europeo no se ejecutaría el 31 de octubre.

En los presupuestos presentados por el Gobierno británico en octubre de 2018, había un apartado concreto que explicaba esta medida: la Royal Mint (la Casa de la Moneda británica) "tiene una larga tradición de emitir monedas para conmemorar momentos históricos, como las Olimpiadas de 2012, el acceso de Reino Unido a la Comunidad Económica Europea o el centenario de la Primera Guerra Mundial". "En línea con esta tradición, la Royal Mint producirá una moneda para conmemorar la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Esta moneda estará disponible en la primavera de 2019", decía el texto. Obviamente no fue así. Y tampoco lo será en el otoño de este año.

Según las fuentes citadas por Bloomberg, tras aprobar la prórroga de la UE se aprobó la decisión de fundir todas las monedas, muchas de las cuales ya habían sido acuñadas. Un portavoz de la Tesorería ha garantizado que, efectivamente, se emitirá una moneda para conmemorar la salida de los británicos de la comunidad europea, siempre que esto ocurra. La idea original de emitir esta moneda fue del precedesor de Javid, el excanciller de Hacienda Philip Hamnmod, aunque su intención era acuñar un número relativamente limitado de monedas de 50 peniques.

Diseño inicial de la moneda especial del Brexit (Royal Mint)Diseño inicial de la moneda especial del Brexit (Royal Mint)Diseño inicial de la moneda especial del Brexit (Royal Mint)

Fundir monedas... ¿a qué coste?

Tal y como señala la cadena británica BBC, el coste de diseñar y emitir estas monedas conmemorativas lo cubre la Casa de la Moneda si que esto suponga un cargo adicional para los contribuyentes. No obstante, la Tesorería no ha querido comentar lo que habían costado dado que se trata de "información comercialmente sensible". Sí se sabe, no obstante, que el número de monedas que pasarán a ser fundidas es de cerca de tres millones. La idea de Hammond era emitir unas 10.000 monedas, a la venta para coleccionistas por un precio de unas 10 libras cada una.

Con esta última tanda de monedas se había especulado que las cerca de mil monedas que se estimaba que ya se habían acuñado con la fecha del 31 de octubre pudieran llegar a venderse por unas 800 libras cada una. No obstante, según explica 'The Guardian', no se ha confirmado este extremo, y tampoco qué se hará en el futuro con estas monedas, si la Royal Mint las pondrá en circulación o las venderá en su página web. La moneda estaba preparada para salir con una inscripción en la que se podía leer 'Paz, prosperidad y amistad con todas las naciones', acompañado de la fecha del 31 de octubre de 2019.

Son muchas las críticas que ha suscitado esta medida, en particular desde el punto de vista de las fechas: en algunas se puede ver a la reina de Inglaterra con la mano sobre el rostro (en un gesto conocido como 'facepalm'), o incluso algunas con la imagen de Johnson en una de las caras de la moneda, con una nariz de payaso. En muchas de estas críticas se alude al coste que supondrá fundir las monedas, dando la cifra de 11,5 millones de libras, según datos del 'Financial Times'. No obstante, esta cifra coincide con el coste de cancelación de un contrato del Departamento de Transporte por valor de 86,6 millones de libras para asegurar medicamentos en caso de que se fijara la salida de Reino Unido. "El 'FT' informó de que este contrato tiene una tasa de cancelación de 11,5 millones", se podía leer en el periódico.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal