Acusan a una madre de inventarse la enfermedad de su hija y asesinarla después

Kelly Renee Turner, de 41 años, ha sido acusada por el estado de Colorado (Estados Unidos) de asesinato a su hija de 7 años a quien la madre había utilizado para lucrarse. Según los investigadores, la acusada inició una campaña publicitaria para pedir dinero y poder cumplir la lista de deseos de 'antes de morir' de la menor, quien supuestamente padecía una enfermedad terminal.

La acusada afirmaba que su hija Olivia padecía convulsiones y acumulación de líquido en las cavidades profundas del cerebro. Sin embargo, cuando en el año 2017 la niña murió y exhumaron su cuerpo un año después para practicarle la autopsia, los médicos forenses no hallaron ninguna evidencia o síntoma de que la menor tuviera dichos síntomas. Por ello, las causas de la muerte de Olivia aún no han sido esclarecidas.

Estos resultados levantaron ciertas sospechas, por lo que se abrió una investigación, fruto de la cual, descubrieron que cuando la pequeña ingresó en el hospital para niños de Colorado, los doctores observaron que el nivel de nutrición de la menor era deficiente, según informa The Guardian.

Los investigadores también descubrieron que Turner pidió que le retirasen la atención médica y la alimentación artificial a su hija porque, según declararon los expertos ante las autoridades, su estado vital era muy delicado. A pesar de que los sanitarios le advirtieron de que la niña podría perder la vida si prescindía de estos cuidados, la acusada rechazó la oferta de que su hija recibiera en casa cuidados paliativos. La menor murió solo unas semanas después.

En el obituario de la menor, recogido por The New York Times, apuntaban a que Olivia había fallecido tras "una larga lucha contra una rara enfermedad" que la había obligado a pasar numerosas estancias en el hospital. Pero ahora los investigadores han descubierto que la madre se inventó los problemas de salud y falsificó los informes médicos.

Por ello, las autoridades detuvieron a Turner como acusada de haber provocado la muerte de su hija al dejar que recibiera un tratamiento médico destinado a trastornos y síntomas que no padecía, así como por retirarle la asistencia sanitaria a la fallecida cuando se encontraba hospitalizada.

Por estos hechos, el jurado de Douglas, en Colorado, la acusa de un delito de asesinato, abuso de menores, fraude en obras de caridad y falsificación, según recoge la Oficina del Sheriff del condado.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal