La Montaña gana otra pelea

Hafthor Bjornsson, el forzudo defensor de la reina Cersei en Juego de Tronos, conquista en EE UU el torneo mundial de fuerza bruta

 

 

 

Hafthor Bjornsson durante el torneo que ganó.

 

 

 

Si Jon Snow, el entrañable héroe de Juego de Tronos, la serie de todas las series, llega en algún momento de la saga a enfrentarse a Gregor Clegane, La Montaña, será mejor que empuñe bien su espada. El guardaespaldas y asesino de cámara de la reina Cersei Lannister está en plena forma, a juzgar por lo que demuestra en la vida real su intérprete, el forzudo islandés Hafthor Bjornsson. El pasado fin de semana, esta mole nórdica ganó el primer premio de uno de los concursos de fuerza más populares del mundo, celebrado en Ohio. Batió el récord del torneo, al levantar del suelo 472 kilos.

 

 

La exhibición de Bjornsson dejó boquiabierto al público que se citó en la ciudad de Columbus para el Arnold Sports Festival, copatrocinado desde 1989 por el fisioculturista, actor y políticoArnold Schwarzenegger. El evento incluye 70 modalidades deportivas, 14 de ellas de categoría olímpica, y supone la mayor feria mundial de la fuerza bruta, con unos 20.000 participantes en acción y decenas de miles de visitantes durante cuatro jornadas, según la organización.

 

 

 

Este año, la estrella fue La Montaña con su formidable registro en levantamiento de peso, el máximo en esta cita y cercano al récord histórico de esta clase de torneos, que marcó en 2016 el británico Eddie Hall en 500 kilos. Hall estuvo a punto de morir en el intento debido a un aumento insostenible de la presión sanguínea que lo llevó a desplomarse.

 

 

Es la primera vez que Bjornsson gana este torneo, en el que ya fue segundo en 2016 y 2017. Quedó primero en levantamiento y en lanzamiento de peso en altura —mandó a cuatro metros y medio un saco de 43 kilos—. Fue tercero cargando una roca al hombro y transportando una estructura de madera. Así, sumó más puntos en cómputo global y dejó en segundo y tercer lugar, respectivamente, al 13 veces campeón Brian Shaw, estadounidense, y al ruso Mikhail Shivlyakov.

 

 

 

El campeón celebró el éxito en su página de Facebook, donde lo siguen más de medio millón de personas, avisando de que es su primer gran golpe en 2018. Parece que quiere que este sea su año y aspira a consagrarse como la mayor bestia del planeta. En los últimos cuatro años, ha sido tres veces segundo en el torneo del hombre más fuerte del mundo, que esta edición se celebrará en Filipinas entre finales de abril y principios de mayo.

 

 

El gigante islandés tiene 29 años y también es conocido como Thor, el dios del trueno en la mitología nórdico-germana. Bjornsson, que luce tatuada la cabeza de un león que enseña los colmillos sobre su inmenso pectoral derecho, mide 2,06 metros y su peso sube y baja alrededor de los 180 kilos. Ingiere unas 10.000 calorías diarias, cinco veces más de lo recomendado para un adulto medio. Empezó su carrera deportiva como jugador de baloncesto, un rinoceronte bajo los aros, pero tuvo que dejarlo a los 20 años por una lesión de rodilla.

 

 

Recuperándose en el gimnasio en su país conoció a un paisano suyo, forzudo profesional, llamado Magnú Ver Magnússon, quien lo atrajo a su mundo y lo entrenó. Desde entonces, Bjornsson, además de podio cinco veces en el torneo mundial, ha sido seis veces el hombre más fuerte de Islandia y tres el más fuerte de Europa, título que mantiene. Enganchado a los ejercicios de fuerza bruta, ha practicado variedades como tirar barriles al aire o levantar nueve veces un coche de 305 kilos. En 2015, pulverizó un récord presente en la tradición vikinga. Cuenta la leyenda que, un milenio atrás, el guerrero Ormur Stórólfsson se echó sobre la espalda un mástil de barco que pesaba 600 kilos, pero en el intento se partió el espinazo. Bjornsson subió la apuesta y salió airoso. Puso sobre sus hombros un tronco de 649 kilos y nueve metros de largo. Caminó cinco pasos, y su cuerpo hercúleo resistió sin sufrir lesiones.

 

 

El País

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal