Geely, la empresa china accionista mayoritaria de Mercedes-Benz

Geely se convirtió hace unos días en accionista mayoritario de la alemana Daimler, dueña de marcas como Mercedes, una operación entendida por los analistas como la búsqueda de consolidación en el futuro que proporcionan las icónicas marcas de lujo europeas.

 

 

 

“Sin duda ha sido un acierto del señor Li Shufu (presidente de Geely) ya que estas marcas de prestigio tienen una sostenibilidad a largo plazo y por tanto no deja de ser una inversión sólida”, contó a Efe el presidente del China Europe International Business School (CEIBS), Pedro Nueno.

 

 

 

Hace una semana se anunciaba que el consorcio chino Geely Automobile Holdings había adquirido el 9,7% del fabricante automovilístico alemán Daimler, participación valorada en unos 7.500 millones de euros.

 

 

 

La compañía dirigida por uno de los hombres más ricos del país, con una fortuna estimada en unos 18.000 millones de dólares (unos 14.600 millones de euros), se convertía en accionista mayoritario del fabricante alemán, por delante de Kuwait Investment Authority (KIA), que tiene un 6,8%.

 

 

 

“Es una jugada importante, quizás uno de los mayores anuncios desde la compra de Opel/Vauxhall por parte de PSA. Obedece al afán de los chinos por consolidar su posición fuera de China, y más aún en el caso de Geely Auto, que es el fabricante chino más internacionalizado del momento”, apuntó Felipe Muñoz, analista de la consultora Jato.

 

 

 

La apertura internacional de Geely se iniciaba en 2010 cuando la empresa china compraba Volvo Cars a Ford por aproximadamente 1.800 millones de dólares (1.460 millones de euros).

 

 

 

En 2013 se convirtió en dueña de London Taxi Co. el fabricante de los icónicos taxis de Londres y el año pasado tomó el control de la mayoría de las acciones de Lotus, el histórico fabricante británico de coches deportivos.

 

 

 

“Los fabricantes chinos son conscientes de que es más fácil conquistar mercados globales a través de alianzas o adquisiciones de compañías occidentales que a través de la venta directa de sus múltiples marcas y modelos”, apuntó Muñoz.

 

 

 

Sin embargo, para lograr el reto de igualar o mejorar a sus rivales occidentales, la mayoría de los fabricantes chinos “se ha concentrado en suplir la creciente demanda interna ignorando los mercados globales”, “su fuerte sigue siendo el producto chino para el mercado chino”, algo de lo que Geely se ha desmarcado.

 

 

 

De hecho, esta operación podría tener mucha repercusión en el mercado local, señala Muñoz, ya que “a través de operaciones como la de Volvo y ahora Daimler, es probable que el estándar local mejore”.

 

 

 

“Las marcas chinas estarán ya jugando en las grandes ligas occidentales a nivel de tecnología y soluciones para la movilidad. Sin duda alguna, todo ese bagaje tendrá un efecto en el producto final que el cliente chino encuentre en los concesionarios”, dijo el analista.

 

 

 

Si algo se va a ver en los próximos meses, apuntó Nueno, es una potenciación de la marca Mercedes en China, un país “cuyo crecimiento está basado en el consumo” y que “trata de sacar a la población de la pobreza y ampliar las clases medias y altas”.

 

 

 

“Las posibilidades de Mercedes en China son muy superiores ahora y la marca puede crecer mucho teniendo en cuenta cómo está evolucionando el país”, agregó.

 

 

Mercedes, recuerda Muñoz, ha sido la marca prémium más vendida en 2017, superando a su rival BMW, y ha consolidado su posición en todos los mercados claves para estos coches: Europa, EEUU y China.

 

 

“De hecho, el buen momento de la marca alemana se debe en su mayoría al mercado chino, en donde crece mucho más rápido que Audi y BMW”, agregó.

 

 

 

La incursión de Geely en Daimler podría tener además un significado a nivel global, e incluso político, tras años donde “la posición proteccionista de los Gobiernos europeos han sido una constante” en sectores como el automovilístico, señala Muñoz.

 

 

 

“China despierta siempre interés entre los occidentales a la hora de entrar a hacer negocios y recelo cuando son los chinos los que buscan abrir sus mercados, sobre todo entre los países desarrollados. Pero su industria crece tan rápido y se está volviendo tan fuerte que ignorarlos o bloquear su entrada no podrá durar por mucho tiempo”, agrega.

 

EFE

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal