Departamento de Justicia demanda a California por leyes santuario

La demanda representa la medida más drástica que toma el gobierno para obligar a las ciudades y estados santuario a participar de la agenda del gobierno federal.

 

 

En un intento de bloquear las leyes de California que amplían las protecciones a los inmigrantes indocumentados, el gobierno del presidente Donald Trump interpuso una demanda que los obligaría a cooperar con las autoridades de inmigración.

 

 

 

La demanda representa la medida más drástica que toma el gobierno para obligar a las ciudades y estados santuario a participar de la agenda del gobierno federal, caracterizada por un aumento de las deportaciones.

 

 

 

 

Los funcionarios de California respondieron que defenderán sus leyes.

 

 

 

El Departamento de Justicia argumenta que tres leyes estatales que, entre otras cosas, prohíben a la policía preguntar a las personas su condición migratoria o participar en detenciones relacionadas con inmigración son inconstitucionales e impiden a los agentes federales cumplir su trabajo. En la demanda se menciona como acusados al estado de California, al gobernador Jerry Brown, y al fiscal general Xavier Becerra.

 

 

 

“Pues venga”, dijo el presidente interino del Senado de California, el demócrata Kevin de Leon, que redactó la ley de estado santuario.

 

 

 

Es un nuevo enfrentamiento entre el gobierno de Trump y California, que se ha opuesto al mandatario en diversas cuestiones, como impuestos y la política sobre la marihuana, y se rehúsa a ayudar a los agentes federales a detener y deportar a inmigrantes que viven sin permiso en el país.

 

 

 

 

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) dijo que aumentará su presencia en California, y el secretario de Justicia, Jeff Sessions, pretende que se cancele la financiación a las jurisdicciones que rehúsen cooperar.

 

 

 

El Departamento de Justicia también revisa la decisión de la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, de advertir por adelantado sobre redadas de inmigración, lo que permitió a cientos de personas evitar su captura. Schaaf dijo el martes que la ciudad “continuará informando a todos los residentes sobre sus derechos constitucionales”.

 

 

 

Las leyes estatales impugnadas por el gobierno federal fueron una respuesta a las políticas de inmigración de Trump y al temor generalizado entre las comunidades de inmigrantes causado por la campaña en la que él prometió incrementar considerablemente las deportaciones de personas que viven sin permiso en Estados Unidos.

 

 

 

“El Departamento de Justicia y la administración Trump van a pelear estas políticas injustas, desleales e inconstitucionales que les son impuestas”, piensa decir el secretario de Justicia Jeff Sessions en un discurso dirigido a la Asociación de Oficiales de Paz en Sacramento el miércoles, de acuerdo a un adelanto divulgado por el Departamento de Justicia.

 

 

 

“Vamos a luchar por hacer que sus trabajos sean más seguros y ayudar a reducir los delitos en Estados Unidos. Y creo que vamos a ganar”.

 

 

 

Funcionarios del gobierno, dijeron que otros estados con leyes similares a las de California también serán demandados.

 

Gobernador Jerry Brown.

 

 

En un comunicado, el gobernador Brown dijo que la demanda es solo un “truco”.

 

 

 

“En un momento de confusión política sin precedente, Jeff Sessions ha venido a California a seguir dividiendo y polarizando Estados Unidos”, dijo. “Jeff, esas políticas truculentas podrán ser la norma en Washington, pero no van a funcionar aquí. ¡QUE TRISTEZA!”.

 

 

 

El fiscal Becerra también se pronunció contra demanda. “Estamos haciendo lo que creemos es lo mejor para que el pueblo de California esté seguro”.

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal