Policía paramilitar será controlada por el Partido Comunista Chino

Necesidad de centralizar el poder

 

 

El cuerpo es responsable de la patrulla de las fronteras, de las operaciones antiterrorismo y de lucha contra los incendios, además de mantener la estabilidad interior, entre otras cosas

 

 

El Partido Comunista Chino toma el control de la policía paramilitar

 

 

Pekín.- La policía paramilitar china será controlada dentro de poco tiempo por las fuerzas armadas del Partido Comunista Chino (PCC), según una información brindada este miércoles, última señal de la voluntad de centralizar el poder en el país.

 

 

Esta decisión pone, a la fuerza, a la seguridad interior bajo control del presidente Xi Jinping, quien también es el máximo jefe del ejército, destacó AFP.

 

 

 

El cuerpo, de 660.000 efectivos, es responsable de la patrulla de las fronteras, de las operaciones antiterrorismo y de lucha contra los incendios, además de mantener la estabilidad interior, entre otras cosas. Actualmente está bajo liderazgo compartido del Consejo de Estado y la Comisión Militar Central del PCC.

 

 

A diferencia de muchos países, las fuerzas armadas chinas están permanentemente bajo control del partido en el poder, el PCC, en lugar del Estado.

 

 

 

“Desde el 1 de enero de 2018… la policía armada será una división sólo bajo el control de la Comisión Central Militar”, dijo la agencia oficial Xinhua este miércoles, citando un comunicado del Comité Central.

 

 

 

El informe no citaba las razones de este cambio.

 

 

 

No obstante, un artículo del People’s Daily, el periódico del PCC, dijo que se trataba de una “gran innovación” que “fortalece el liderazgo absoluto del partido sobre las fuerzas armadas… y asegura la paz y la estabilidad del partido y el país a largo plazo”.

 

 

 

Xi Jinping, el líder más fuerte de su generación, ha buscado reforzar el control del partido sobre todos los aspectos de la sociedad china.

 

 

 

Desde que llegó al poder, en 2012, lanzó reformas dirigidas a transformar las fuerzas armadas del país, que tras haber sido una reliquia de la época soviética hoy día es un ejército moderno.

 

 

 

Uno de los cambios fue el reemplazo de altos cargos militares por fieles a Xi.

 

 

 

Según analistas, el último movimiento podría estar motivado por el miedo a un posible uso de la fuerza policial para llevar a cabo un golpe de Estado.

 

 

 

“Reforzar el liderazgo del partido sobre el ejército y la policía armada puede reflejar temores sobre la posibilidad de que la policía armada se convierta en una herramienta para una conspiración individual”, dijo el experto político Hu Xingdou.

 

 

AFP

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal