Los secretos de la Trump Tower: la torre de Nueva York convertida en sucursal de la Casa Blanca

Sede central de la Organización Trump y hogar del flamante presidente, la torre de 58 pisos ubicada en el corazón de Manhattan se ha convertido en centro de reuniones VIP y protestas callejeras en la Quinta Avenida

 
El rascacielos de uso mixto de 202 metros de altura, ubicado sobre la emblemática Quinta Avenida entre las calles 56 y 57 de la ciudad de Manhattan ha logrado convertirse de manera totalmente inesperada en el centro neurálgico de Nueva York.

 

La entrada sobre la Quinta Avenida de la Torre Trump solía atraer a miles de curiosos todos los meses, hoy se encuentra protegida por un impenetrable dispositivo de seguridad del Servicio Secreto dado que el edificio continúa siendo el hogar de la primera dama Melania Trump y de su hijo Barron

 

Pocos podrían haber adelantado allá por 1983 que el imponente edificio ubicado en el distrito de Midtown y construido en el terreno que solía ocupar la prestigiosa tienda de departamentos Bonwitt Teller, sería sede de vitales reuniones protagonizadas por referentes del mundo de la política y el empresariado.

 

 

 

Mucho menos hubiesen imaginado que el desarrollador detrás del proyecto diseñado por el estudio arquitectónico Der Scutt of Poor, Swanke, Hayden & Connel se convertiría poco más de 30 años más tarde en uno de los hombres más poderosos del planeta.

(Getty)

 

 

La entrada sobre la Quinta Avenida de la Torre Trump solía atraer a miles de curiosos todos los meses, hoy se encuentra protegida por un impenetrable dispositivo de seguridad del Servicio Secreto dado que el edificio continúa siendo el hogar de la primera dama Melania Trump y de su hijo Barron

 

Fiel al estilo del hoy presidente Donald Trump, las controversias alrededor del ambicioso proyecto inmobiliario no tardaron en salir a la luz. El edificio que comenzó a ser construido en 1979 fue aprobado, a pesar de las restricciones vigentes en ese momento para la zona, para que pueda ser comercializado para uso mixto, lo que significa aplicaciones residenciales y comerciales.

 

 

 

El singular atrio ubicado en la planta baja que diferencia a la torre Trump de otros edificios de la era, permitió que se le habilite la construcción de pisos adicionales para alcanzar los 58, una altura inusual en esa zona para la época.

 

 

 

La destrucción de esculturas históricas pertenecientes a la era dorada de la tienda de departamentos que ocupaba el terreno del nuevo rascacielos, sumado a denuncias de salarios por debajo de la media a los obreros de la construcción y la utilización de cemento de sospechosa procedencia ocuparon en su momento las portadas de las secciones locales de los periódicos de la ciudad.

El proyecto más emblemático del magnate de los bienes raíces nació con la finalidad de revitalizar el distrito de Midtown, en una Nueva York que para la década del ochenta se encontraba golpeada por la delincuencia y el desempleo

 

El proyecto más emblemático del magnate de los bienes raíces nació con la finalidad de revitalizar el distrito de Midtown, en una Nueva York que para la década del ochenta se encontraba golpeada por la delincuencia y el desempleo

 

 

El atrio, apartamentos, oficinas y tiendas fueron abriendo sus puertas de manera gradual desde febrero a noviembre de 1983, y en un principio los pronósticos parecían anunciar un futuro incierto para los espacios destinados a los alquileres comerciales debido a la baja demanda inicial.

 

 

 

Sin lugar a dudas el gran suceso de la torre Trump fueron sus condominios de lujo, que fueron vendidos en pocos meses desde su oferta al mercado en parte debido a los precios atractivos de las unidades, en una zona que se encontraba en crecimiento pero que estaba a años luz de ser lo que representa hoy en el mercado inmobiliario.

 

 

 

Los acabados de los apartamentos distaban de ser lujosos, y muchos compararon el “paquete básico” de la torre Trump con lo que se podía esperar de una construcción en los distritos más accesibles de Brooklyn o Queens, ciudades donde nació el imperio inmobiliario Trump de la mano del padre del flamante presidente.

 

El reality show “The Apprentice” fue grabado en la torre Trump dada la apretada agenda del entonces empresario, y sin lugar a dudas hizo del nombre familiar uno reconocido a nivel mundial mucho antes de su victoria electoral

 

El reality show “The Apprentice” fue grabado en la torre Trump dada la apretada agenda del entonces empresario, y sin lugar a dudas hizo del nombre familiar uno reconocido a nivel mundial mucho antes de su victoria electoral

 

 

La inauguración oficial fue celebrada con bombos y platillos y marcó el inicio de la revitalización de una zona que se encontraba inundada de tiendas vacías, obligadas a cerrar sus puertas por la crisis económica que ahogaba a la ciudad y a todo el país a principio de la década de los ochentas.

 

 

 

La “Gran Manzana” contemporánea con la apertura de la torre Trump atravesaba una importante crisis, donde el crimen, los asesinatos y el desempleo amenazaban con acabar definitivamente con su fama de ser la ciudad más grandiosa del mundo, y sin lugar a dudas la torre de vidrios en tono bronce y detalles cromados en dorado de alguna manera anunciaba el futuro promisorio de una ciudad que recuperaría su estatus.

La torre a cargo del estudio arquitectónico Der Scutt fue criticada por muchos debido a la estética recargada de sus áreas comunes, pero terminó siendo la principal impulsora de la valorización inmobiliaria del distrito de Midtown

 

La torre a cargo del estudio arquitectónico Der Scutt fue criticada por muchos debido a la estética recargada de sus áreas comunes, pero terminó siendo la principal impulsora de la valorización inmobiliaria del distrito de Midtown

 

 

La cascada de siete pisos que recibía a los visitantes a su lobby anunciaba una experiencia de compras digna de la Quinta Avenida, con tiendas de Cartier y la tradicional joyería italiana Buccellati que buscaban satisfacer a los compradores más exigentes.

 

 

 

Celebridades de la talla del comediante y anfitrión de talk-shows Johnny Carson, el director Steven Spielberg y la leyenda de la pantalla grande Sophia Loren compraron apartamentos que para la época alcanzaban la impresionante suma de 12 millones de dólares, un número que hoy resulta “insignificante” en un mercado inmobiliario con propiedades que pueden superar tranquilamente los 100 millones.

 

El premier israelí Benjamin Netanyahu, el rapero Kanye West y el empresario ligado al comercio online y los medios de comunicación Jeff Bezos son sólo algunos de los referentes de la política, los negocios y el entretenimiento que pasaron por la torre Trump desde la victoria del republicano

 

El premier israelí Benjamin Netanyahu, el rapero Kanye West y el empresario ligado al comercio online y los medios de comunicación Jeff Bezos son sólo algunos de los referentes de la política, los negocios y el entretenimiento que pasaron por la torre Trump desde la victoria del republicano
Pero no todo fue color de rosas para el magnate de los bienes raíces y su sueño inmobiliario. El edificio fue ridiculizado en su momento por su estética sobrecargada, en muchos casos por prestigiosos referentes del mundo de la arquitectura.

 

 

 

Muchos de los reconocidos personajes del mundo de los negocios y el espectáculo vendieron sus apartamentos, los cuales fueron comprados por personas de dudosa reputación que no podían justificar en muchos casos el origen de su fortuna.

 

 

 

Entre los ocupantes más polémicos se encuentran Joseph Weichselbaum, un empresario ligado a la industria de la renta de helicópteros que fue condenado por malversación de fondos y narcotráfico, así como el galerista Helly Nahmad que se dedica a acumular Renoirs y Modiglianis y pasó tiempo en prisión por estar vinculado a las apuestas ilegales.

 

 

 

Gran parte de las prestigiosas tiendas que ocupaban sus espacios comerciales cerraron sus puertas, prefiriendo migrar a otras zonas donde no serían asociadas con la polémica torre, lo que alimentó durante los ochentas y noventas la baja de los precios de alquileres y atrajo a otra categoría de firmas.

La decoración del penthouse de tres pisos estuvo a cargo de Ivana, la primera esposa del magnate, quien replico el estilo “rococo” del exclusivo restaurante donde tuvo su primera cita con quien años más tarde protagonizaría un escandaloso divorcio

 

 

La decoración del penthouse de tres pisos estuvo a cargo de Ivana, la primera esposa del magnate, quien replico el estilo “rococo” del exclusivo restaurante donde tuvo su primera cita con quien años más tarde protagonizaría un escandaloso divorcio

 

 

A pesar de los intentos de Donald Trump en su momento de tranquilizar a los inquilinos, al asegurar para 1985 que más de 100 empresas buscaban cerrar un contrato de alquiler en su torre, para 1986 alrededor del 20% de los negocios que habían abierto desde la inauguración habían cerrado sus puertas.

 

 

 

Con precios que superaban a la media que se manejaba en la Quinta Avenida y que representaban alrededor de 4.800 dólares por metro cuadrado por año, la apuesta comercial de la torre parecía tener los días contados.

 

 

 

Pero los 300 millones de dólares acumulados por Trump por la venta de condominios aseguraron el incuestionable éxito comercial del proyecto que tuvo un costo aproximado de 200 millones de dólares. Hoy la torre es la joya de la corona de la Organización Trump, con un valor inmobiliario estimado por Forbes en 600 millones de dólares.

El edificio ubicado en la Quinta Avenida se convirtió desde el momento de la victoria del presidente Trump en sede de masivas protestas en contra de la nueva administración, lo que obligó a restringir el acceso vehicular y peatonal en la zona

 

El edificio ubicado en la Quinta Avenida se convirtió desde el momento de la victoria del presidente Trump en sede de masivas protestas en contra de la nueva administración, lo que obligó a restringir el acceso vehicular y peatonal en la zona
Conocida hoy por los neoyorquinos como la “Black House” en alusión a la tonalidad de su fachada y la importancia de las personas que lo habitan y visitan, fuentes cercanas a la familia Trump aseguran que le ha sido difícil al presidente de los Estados Unidos dejar su penthouse valuado en unos 100 millones de dólares.

 

 

 

Decorado en su momento por Ivana Trump, la primera esposa del magnate con la que luego protagonizaría uno de los divorcios más escandalosos de la historia moderna, la propiedad es conocida como el “Versalles de los cielos” por el estilo Luis XIV del lujoso triplex.

 

 

 

Con la mayoría de sus superficies cubiertas en los mármoles más exóticos y detalles en oro de 24 quilates, la impronta barroca y rococo fue inspirada en el exclusivo restaurante del Upper East Side “Maxwell’s Plum” donde la pareja tuvo su primera cita.

Con un estilo barroco y lejos de ser considerado minimalista, el condominio continúa siendo habitado por Melania y Barron. Según rumores recientemente filtrados, resulta cada vez más distante la posibilidad de que la Primera Dama se mude junto a su hijo a Washington

 

Con un estilo barroco y lejos de ser considerado minimalista, el condominio continúa siendo habitado por Melania y Barron. Según rumores recientemente filtrados, resulta cada vez más distante la posibilidad de que la Primera Dama se mude junto a su hijo a Washington

 

El presidente Trump confesó en su momento que llevar adelante junto a su mujer la decoración del penthouse fue mucho más complicada que la construcción de toda la torre, probablemente anunciando por adelantado el desenlace final de su primer matrimonio.

 

 

En 1987 llegaría una de las fiestas más recordadas en la torre Trump, el lanzamiento oficial del libro “The Art of the Deal” escrito por el magnate en conjunto con el periodista Tony Schwartz. Concebido en parte como una memoria del empresario y como una guía de negocios, el estilo marcado por la influencia de libros de “auto-ayuda” respondían a una tendencia literaria muy popular para la época.

 

 

 

Miles de invitados vestidos de gala, verdaderos representantes de la crema y nata de la alta sociedad de Nueva York, desfilaron por el atrio del edificio donde fueron servidos champagne Dom Perignon y comieron un pastel traído por un séquito de despampanantes modelos que replicaba a la perfección la adorada torre del magnate de los bienes raíces.

 

 

 

La publicación que llegaría a convertirse en número uno del prestigioso ranking de The New York Times, fue el primer libro publicado por Donald Trump y le permitió convertirse en una celebridad reconocida a nivel nacional.

 

Las torres Trump de Las Vegas y Chicago no logran alcanzar el nivel de iconicidad del edificio original construido en la “Gran Manzana” pero son un símbolo incuestionable del poderío inmobiliario del hoy presidente de los Estados Unidos

 

Las torres Trump de Las Vegas y Chicago no logran alcanzar el nivel de iconicidad del edificio original construido en la “Gran Manzana” pero son un símbolo incuestionable del poderío inmobiliario del hoy presidente de los Estados Unidos

 

 

 

La inestabilidad marcada por inquilinos comerciales que no encontraban el verdadero atractivo de ser asociados a la torre Trump terminó de una vez en 2008 cuando la firma italiana de indumentaria y accesorios Gucci abrió su tienda insignia en la planta baja del emblemático rascacielos.

 

 

A diferencia de sus antecesores, el diseño del nuevo espacio comercial le permite hoy a los potenciales compradores ingresar directamente desde la acera de la Quinta Avenida, sin tener que ingresar al edificio donde se ubican el Trump Grill & Bar que solía estar abarrotado de turistas y curiosos hasta que se definió la campaña electoral.

 

 

 

La llegada de la familia Trump al popular reality show “The Apprentice” fue el golpe maestro que ayudaría a hacer de la torre Trump uno de los edificios más conocidos de la ciudad y de todos los Estados Unidos, disputándole el reinado a construcciones emblemáticas como el Empire State o el Chrysler Building.

 

 

 

Más de 20 millones de personas sintonizaron la primera temporada del programa que se grabó en “territorio Trump” para que el ocupado magnate pudiese aprovechar su tiempo al máximo, y expertos aseguran que las siguientes ediciones emitidas a lo largo de más de una década le sirvieron como plataforma para convertirse hoy en el hombre del que habla todo el mundo.

 

 

Por Nicolás Villar
Infobae Miami I nvillar@infobae.com

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal