Julio Franchi Molina: “EN MÉXICO CANTÉ DONDE CANTAN LOS MÁS GRANDES” (Lic. Américo Padrón)

Lic. Américo Padrón

Lic. Américo Padrón



“Soy sobrino en primer grado del

sabio trujillano Rafael Rangel,

quien segó su valiosa vida a

los 32 años de edad decepcionado,

perturbado, porque un político

de alto rango en el gobierno del

implacable dictador, General Juan

Vicente Gómez, le impidió la

humanitaria pasión de ir a la India

a estudiar científicamente el mal

del sueño, originado por la picadura

de la mosca tse tse, y encontrar la

salvación de cientos de miles de

sus enfermos”.

A la prevista reunión con nuestro excelente amigo, Julio Franchi Molina, nos acompañó su bella prima hermana, Fanny Cabrera, quien al ver en la sala-estudio de la casa de tan admirado cantor y locutor fotografías de él junto a Alfredo Sadel, Antonio Prieto, Chucho Avellanet y otras brillantes estrellas del arte musical nacional e internacional y en la misma sala recortes de periódicos y revistas enmarcados en fina madera, donde están reseñadas algunas de sus exitosas actuaciones a través de la radio, la prensa escrita y la televisión, además de sus muchos trofeos recibidos, emocionada exclamó: ¡Primo, yo sabía de sus fabulosos éxitos, pero no tanto,” y en ese momento nos llegó un brindis de un rico cafecito marroncito que disfrutamos plácidamente.


SUS PADRES ERAN ORIUNDOS DE BETIJOQUE, ÉL Y SUS HERMANOS

NACIERON EN EL BARRIO POMONA


Al iniciar la florida conversación con Julio Franchi Molina, apreciamos que lleva en lo más hondo de su sentimiento el amor a Betijoque, pintoresco pueblecito trujillano, lar de sus amados padres, María Trinidad Molina de Franchi y José Domingo Franchi, mientras que él y sus hermanos vieron la luz del sol en un ranchito de medio techo en el barrio Pomona de su linda Maracaibo, y en muy especial recuerdo de aquel ranchito de medio techo, afloró en su mente: “Yo amo mucho a mi Pomona, barrio de mi Maracaibo, mi terruño natal, patio en el que viví mi feliz infancia, desarrollé mi grata adolescencia y caminé y canté por sus inolvidables empedradas calles, donde probé el dulzor de los labios de bellas doncellitas, porque siempre fui un bohemio; pero hoy y desde hace muchas lunas llenas tengo a mi lado a mi eterna y única dueña y con ella estaré hasta 3O años o más, siempre con la bendición del Creador y Rey del infinito universo”. Sonó el timbre de la casa y entró una de sus elegantes hijas con tres bonitas compañeras de estudios que lo abrazaron, besaron y una de ellas le dijo: ¿“Don Julio, ya le ofreció a sus distinguidos invitados aquella canción de Jorge Negrete, titulada Paloma Querida? Julio sonrió con picardía y a capela empezó a cantar: “Por el día que llegaste a mi vida paloma querida me puse a brindar, y al sentirme un poquito tomado pensando en tus labios me dio por cantar, me sentí superior a cualquiera y un puño de estrellas te quise bajar y al mirar que ninguna alcanzaba me dio tanta rabia que quise llorar. Yo no sé lo que valga mi vida, pero yo te la vengo a entregar, yo no sé si tu amor la reciba, pero yo te la vengo a dejar.” No había finalizado de cantar, cuando de la pequeña sala salieron sonoros aplausos dados con frenesí por sus trofeos de plata y oro, por sus esplendorosos pergaminos escritos en azul diamante y el bien interpretado coro de sus cuidadas paredes pintadas de blanco impecable. Al volver la quietud en la sala, nos llegó un juguito de gustosa lechosa y Julio Franchi Molina continuó hablándonos de su idolatrado suelo: “Maracaibo es mi ciudad natal, está conmigo donde yo esté y si voy viajando por aire, tierra o mar ella va en mi corazón de maracaibero pomonero. Sí, los recuerdos de mi lindo barrio están esculpidos en mí con cinceles de blanco marfil, porque Pomona es la diosa de las dulces frutas y de los frondosos jardines donde se cultivan las más preciosas y olorosas flores, por eso nacen tan bellas mujeres en mi barrio de mis amores.” Se da otro paréntesis al solicitarle su encantadora prima hermana que hablara un poquito más de su sabio tío.-Acepta gustoso y dice: “El científico Rafael Rangel y mi adorada madre fueron hermanos en esta vida terrenal. Yo no lo conocí personalmente. Si sé que estudió su bachillerato en el Colegio Nacional de Varones, aquí en Maracaibo, institución académica que tenía su sede al lado de la Iglesia El Convento, a unos 2O metros de la Plaza Baralt. No conocí a mi tío Rafael, pero si a su único hijo, Ezequiel Rangel. Lo conocí en Betijoque unos días antes de que los restos del cuerpo de su inmortal padre los llevaran al Panteón Nacional, donde reposan. Eso fue en los primeros años de la década de los años 8O del siglo pasado; después, mi primo Ezequiel estuvo varias veces en mi casa siempre con su honorable esposa, Délida de Rangel. Lamentablemente, muy doloroso para toda la familia, hace unos años Ezequiel murió.


EL SABIO RAFAEL RANGEL SUFRIÓ UNA TERRIBLE DEPRESIÓN

“Mi todavía no bien valorado tío Rafael Rangel, sufrió una muy amarga y terrible decepción, la cual le provocó la insuperable depresión mental que lo llevó a segar su extraordinaria vida. Mi glorioso tío, pleno de su mayor ambición científica, que habitaba en su iluminada mente desde los inicios de sus estudios secundarios, se había fijado el propósito de viajar a la India en pos de realizar profundos estudios sobre el mal del sueño, enfermedad mortal originada por la dolorosa picada de la mosca tse tse, la cual tenía en su haber la muerte de miles de miles de personas, por lo que acudió a un alto funcionario ministerial, a quien creía su amigo. Pero, el falso amigo al atenderlo, lo atacó con insolente represalia por suponerlo animado simpatizante de grupos contrarios a la dictadura del implacable General Juan Vicente Gómez. El alto funcionario público lo trató de manera bestial y le marcó la amenaza de encarcelarlo al tener la mínima información de seguir apoyando a los grupos contrarios al gobierno. Este crudo encuentro le produjo una inmediata decepción y manifestada impotencia, que luego se hizo incontrolable crisis mental, hasta llevarlo a la peor decisión.”


AMIGO Y FIEL ADMIRADOR DEL ARTE MUSICAL DE ALFREDO SADEL

Humedecidos sus ojos por efecto del triste relato del fatal final de la ejemplar vida de su recordado tío, Julio Franchi Molina atiende otra de las varias llamadas telefónicas recibidas de familiares y amistades, disfruta con nosotros de otro sabroso cafecito y agua no helada y le hicimos referencia del clásico cantar de Alfredo Sadel, tenor lírico. Julio sonríe, toma otro poquito de agua no helada, y comenta: “La palabra lírico, lírica, viene de la Edad Media por la costumbre de acompañarse los cantantes de alta sonoridad vocal del instrumento musical de cuerdas llamado lira, y sin temor a equivocarme digo, que uno de los tenores líricos más sobresalientes del mundo, en habla española, fue y sigue siendo en el recuerdo de todos Alfredo Sadel, por su alta, perfecta y armoniosa vocalización en los diferentes géneros musicales que mágicamente interpretó y su natural dedicación a la música popular y en majestuoso éxito al modelo clásico, para hacerle honor al título que se le dio: El tenor favorito de Venezuela. Esta opinión no es solamente mía, también la sostienen muchas otras personas del ambiente artístico, entre los que está mi distinguido amigo, el periodista y afectuoso locutor Oswaldo Camejo, director de Aventura 91.3 F.M. y reconocido ejecutivo en asesoría publicitaria a nivel nacional. Es bueno recordar que el periodista-locutor Oswaldo Camejo, es hijo de Don Oswaldo Camejo, locutor y comentarista hípico de alto grado, quien nos dejó una precisa y bonita forma de cumplir con la narración hípica. Oswaldo Camejo, hijo, también estuvo muy cerca de Alfredo Sadel, cantó con él en esta ciudad del poeta Udón Pérez. Nosotros decimos que Alfredo Sadel, el tenor favorito de Venezuela fue, es y seguirá siendo siempre cantor de aposento en el corazón del pueblo latinoamericano.”


CANTÓ AL LADO DE LOS MÁS FAMOSOS EN EL HOMENAJE PÓSTUMO QUE EN MÉXICO SE LE RINDE A PEDRO INFANTE

El categórico hombre de Radio, Julio Franchi Molina, fue invitado por su famoso amigo Antonio Prieto, impositor de La Novia, canción que en todos los países de habla española fue un inmenso éxito, a ir a México en los días del mes de abril del año 2OO4, para que presenciara el homenaje póstumo que a Pedro Infante se le rinde todos los años con la participación de lo más granado de las estrellas de dicha nación y al que asisten invitados especiales de todo el continente americano y miembros de la radio, la prensa y la televisión. Sobre ese importante evento nos dice: “El día miércoles de esa semana Antonio me llevó al Camposanto El Jardín de México, sagrado lugar donde reposan las cenizas de las figuras más gloriosas del pueblo Azteca. Allí están los restos físicos de Jorge Negrete, Agustín Lara, Ortiz Tirado, Toña la Negra, Pedro Infante y muchas glorias más de la cultura, las artes, la historia y las ciencias de esa gran nación del norte de América. Antonio me presentó un importante grupo de sus amigos y me invitó a ensayar tres canciones: Tres palabras, Una lágrima en tus ojos, tema que yo impuse en el Zulia en 1976 y Ni que si, ni quizás, ni que no y yo le agregué Alma llanera. Ensayé con tres excelentes guitarristas, oré ante mi Dios y esperé casi cuatro horas hasta el momento que el animador en ese horario anunció: Del país amigo, Venezuela, está con México Julio Franchi Molina. Miré al azul cielo mejicano, pensé en mi Maracaibo y en mi barrio Pomona, me persigné y canté y al ir finalizando Una lágrima en tus ojos, sentí en mi corazón la bendición de mi venerada Chinita al escuchar los aplausos de tan numeroso y exigente público. Aquella alegría se elevó en nivel sumo, cuando al empezar a cantar el segundo himno de mi Patria, Alma llanera, el mismo público me hizo sentir más maracaibero, más pomonero y más venezolano porque sus aplausos parecían no terminar. Diez días después regresé a Maracaibo, del aeropuerto fui a la Basílica y al empezar a orar dándole las gracias a mi amada China, sentí en mi frente su milagrosa mano y varias lágrimas mojaron mi cara.”


Lic. Américo Padrón

Cel. 0426-261.98.23

Correos: americopadron2011@yahoo.com.ve

americopadron2011@hotmail.com


No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal