¿Qué alimentos están realmente prohibidos en el embarazo?

La alimentación es un asunto que preocupa mucho a la mujer embarazada. Se sabe que durante la gestación deben tomarse todos los tipos de alimentos, dando prioridad a los hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales, y disminuir el consumo de grasas y sal.

 

 

 

Por el contrario, se habla mucho de los alimentos que una embarazada no debe comer porque repercuten directamente en su salud y la del feto, pero ¿cuáles están prohibidos por el riesgo que conllevan? Gloria Gálvez, responsable de la Unidad de Embarazo de Alto Riesgo del Equipo GINE4 -HM Hospitales, clasifica las recomendaciones en tres partes:

 

 

Prevención de la toxoplasmosis. No se recomienda tomar carnes poco hechas o crudas, ni embutidos curados sin cocción (jamón serrano, chorizo, lomo etc.). Si la paciente es inmune a la toxoplasmosis puede tomar carne poco hecha, pero cocinada. “Hay que tener cuidado también con los vegetales que se toman crudos en ensalada, sobre todo si están manchados con tierra. Por ello, tienen que evitar tomar ensaladas fuera de casa, donde no conocemos los cuidados para su lavado y preparación. En casa se puede tomar ensalada sin problema, si lavamos cuidadosamente todas las hojas una a una”, dice la ginecóloga.

 

 

Al respecto, Juan Ordás, director de la Unidad de Reproducción Asistida de Vithas Internacional, explica que para evitar la toxoplasmosis es necesario prestar especial atención a la forma de cocinar la carne. “El parásito Toxoplasma gondii muere a partir de los 70ºC. Sin embargo, resiste bien la congelación en el frigorífico de casa, aunque no la congelación industrial (de entre 40 y 60ºC bajo cero), de modo que se podría tomar carne poco cocinada siempre que haya sido congelada a estas temperaturas”, señala.

 

 

Además, Ordás dice que los patés que se comercializan a partir de hígado de oca o de pato no tienen riesgo de transmitir la enfermedad, ya que se trata de aves. En el caso de los de hígado de cerdo, como están previamente cocinados, tampoco la transmitirían.

 

Prevención de la listeriosis. Aunque la infección por la bacteria listeria es relativamente rara, las mujeres embarazadas son 20 veces más propensas a sufrir esta enfermedad y la infección puede ser muy grave para los bebés. La listeria suele asociarse a alimentos en mal estado de conservación, y suele multiplicarse a una temperatura entre los 4º y 45ºC. “Para prevenirla se aconseja utilizar lo antes posible todos los productos perecederos que estén precocinados o que vengan listos para comer y observar con detenimiento las fechas de caducidad. Asimismo, es recomendable lavar meticulosamente las tablas de cortar, la vajilla y los utensilios para preparar la comida, con el fin de eliminar cualquier bacteria que haya podido contaminar los alimentos antes de ser cocinados. Evitar las ensaladas o vegetales comprados ya preparados y listos para comer”, especifica Gálvez.

 

 

Es importante cocinar muy bien todos los alimentos, y especialmente las carnes, mariscos y pescados, así como evitar los pescados y mariscos ahumados (salmón, trucha, bacalao, atún, caballa…). Tampoco tienen que tomarse derivados cárnicos crudos (cocinados sí se puede), tales como salchichas tipo frankfurt, ni los patés no enlatados.

 

 

No se recomienda comer quesos blandos tales como feta, brie, camembert, y los de pasta enmohecida o con vetas azules, como roquefort o cabrales. Se puede comer sin riesgos quesos duros (como cheddar y mozzarella), pasteurizados para untar y cremosos, además de requesón y yogur. Para poder ingerir el queso blando debe estar hecho con leche pasteurizada, ya que el proceso de pasteurización (u otros procesos térmicos similares) matarían la bacteria.

 

 

La ginecóloga insiste en “no tomar leche cruda ni comer alimentos o platos preparados con este ingrediente crudo. La mayoría de los productos lácteos que se fabrican en España están previamente pasteurizados. Habría que evitar estos productos no etiquetados de venta en mercadillos o de los que desconozcamos su origen”.

 

 

Prevención del sobrepeso. “El aumento de peso durante el embarazo es algo inevitable”, afirma Gálvez, señalando que la recomendación para una mujer sin sobrepeso es que engorde hasta 12 kg. Este límite aumenta si se trata de una mujer con bajo peso y disminuye si la embarazada presentaba sobrepeso antes de la gestación. Algunos riesgos del sobrepeso durante el embarazo son: diabetes gestacional, más posibilidades de cesárea, parto prematuro, retención de peso posparto y preeclampsia

 

 

Lee la nota competa en CuídatePlus

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal