YouTube promete vetar los videos inapropiados para no perder el apoyo de los anunciantes

El laberinto en el que se ha metido YouTube es enrevesado. La conocida plataforma de videos se ha señalado como responsable, y no es para menos, de hacer oídos sordos y mirar para otro lado mientras algunos de los más conocidos creadores de contenido o «youtubers» campaban a sus anchas para decir y hacer lo que les venía en gana. En la gran mayoría de ocasiones, las risas y lo irreverente era la correa de transmisión de sus propuestas y lo más habitual, pero a raíz de la polémica en torno a Logan Paul le ha explotado encima una bomba de relojería.

 

 

 

Para evitar que se produzcan más casos, la compañía propiedad de Alphabet ha iniciado una nueva estrategia centrada en endurecer la política de uso de la plataforma y reforzar la vigilancia mediante grupos de revisores humanos en colaboración de sistemas de detección automática. El miedo a una espantada de los anunciantes, su principal fuente de ingresos, se ha comprometido a establecer un veto a los contenidos inapropiados y establecer más restricciones para los menores en aras de evitar que accedan a este tipo de videos.

 

 

 

Una medida que se produce después de la reunión que han mantenido recientemente en Las Vegas (EE.UU.) grupos de empresas anunciantes con directivos de YouTube, según ha desvelado «Bloomberg». El objetivo, por tanto, es evitar a toda costa que sus campañas se asocien a videos de contenido violento o sexualmente explícitos, algunos de ellos desconcertantes y grotescos que incluso aparecen en el canal dedicado a los niños.

 

 

 

Con la implantación de estas nuevas restricciones, YouTube reducirá el número de videos propicios para seducir a los anunciantes a la hora de destinar su inversión publicitaria, lo que significa que probablemente deberá aumentar el precio de los anuncios y vender, por tanto, más cara su publicidad. A partir de ahora, ningún creador con menos de 1.000 suscriptores podrá insertar anuncios en sus videos.

 

 

 

Con el objetivo de limpiar su imagen, Logan Paul ha reaparecido recientemente en su canal de YouTube, en donde se ha mostrado arrepentido y ha anunciado, además, que destinará un millón de dólares a campañas de prevención de suicidios. «He cometido un error y os he decepcionado», reconoce.

 

 

 

ABC

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal