Vine está a punto de resucitar

Vine está a punto de volver entre los muertos. Su creador Dom Hofmann lleva unos días hablando de cómo está preparando una continuación para la red social que fue cerrada por Twitter hace un año, y esta madrugada ha dejado sus intenciones mucho más claras compartiendo una imagen en la que podemos ver la característica V de Vine seguida de un dos.

 

 

 

Hofmann también asegura que este nuevo proyecto lo está financiando de su propio bolsillo, y que es lo está desarrollando fuera de su actual empresa, otro misterioso proyecto llamado Interspace y del que de momento tampoco sabemos gran cosa. En su mensaje original dijo que tomó la decisión de continuar Vine tras ver los numerosos tuits y mensajes privados que le llegaban pidiéndoselo.

 

 

 

 

De momento no sabemos más sobre este anunciado retorno de Vine que el hecho de que se va a producir, y Hofmann aún no ha desvelado ningún tipo de detalle sobre qué similitudes y diferencias tendrá con respecto a su versión original. Sabemos que es “una continuación”, por lo que es de esperar que se mantengan las bases fundamentales que tan popular hicieron a su predecesor.

 

 

 

 

Tampoco se ha pronunciado de momento nadie de Twitter. La red social compró Vine en 2012, y tras su cierre sigue manteniendo una aplicación llamada Vine Camera. Habrá que esperar por lo tanto a que se realicen nuevos anuncios para ver en qué acaba quedando todo y cual es el nombre y aspecto de la aplicación que tratará continuar de forma oficial con el legado de Vine.

 

 

 

Y decimos continuar de forma oficial porque desde el cierre de la aplicación original han ido apareciendo varias otras intentando convertirse en sucesores espirituales. Una de las últimas que lo está intentando con bastante éxito se llama ‘Coub’, y es una app rusa que básicamente trata de lo mismo, de hacer microvídeos.

 

 

 

¿Es buena idea resucitar Vine?

 

En su día Vine fue capaz de crear un colorido ecosistema de usuarios que se esforzaban por poblar la red social de todo tipo de contenido, los denominados viners. Pero eso fue al principio, porque poco a poco y tras la llegada de otros competidores como los vídeos de Instagram la utilización de Vine fue mermando de forma considerable.

 

 

 

Por lo tanto, la gran pregunta que algunos usuarios se están haciendo ante el retorno de la aplicación es “por qué”. ¿Realmente es necesario que vuelva Vine? ¿Tiene algo que aportar al actual ecosistema de redes sociales o simplemente intentará vivir de su fama inicial tratando de hacernos olvidar que acabó cayendo en desgracia?

 

 

 

Y es que tampoco hay que olvidar que para cuando Twitter anunció el cierre de Vine en octubre del 2016, sus propios usuarios aseguraron que la red social llevaba meses muerta. Por lo tanto, la principal tarea a la que tendrá que enfrentarse Dom Hofmann antes de lanzar su continuación será la detectar las causas por las que la gente dejó de utilizar la aplicación original y tratar de solucionarlas.

 

 

 

 

Xataka

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal