Trump amenaza con quitar la ayuda a los países que voten la moción contra Jerusalén

 

La Asamblea General de la ONU vota este jueves una resolución no vinculante contra la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel

 

 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, en una reunión de su gabinete en la Casa Blanca este miércoles (Reuters)
REDACCIÓN | AGENCIAS ,NACIONES UNIDAS

 

 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó este miércoles con cortar las ayudas a los países que en la ONU apoyen este jueves una resolución no vinculante contra su decisión de reconocer Jerusalén como la capital de Israel. “Todas estas naciones que toman nuestro dinero y después votan contra nosotros en el Consejo de Seguridad o la Asamblea (de la ONU), ellos toman cientos de millones de dólares, miles de millones de dólares y votan contra nosotros”, afirmó Trump en una reunión de su gabinete en la Casa Blanca. “Bien, vamos a observar esos votos. Déjenles votar contra nosotros. Ahorraremos mucho. No nos importa”, agregó el presidente.

 

 

Trump hizo esas declaraciones después de que la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, diera a entender en un mensaje remitido este martes a otras misiones que podría haber consecuencias para quienes respalden la resolución crítica contra el movimiento, que se espera sea aprobada con una abrumadora mayoría.

 

 

Donald Trump

 

Bien, vamos a observar esos votos. Déjenles votar contra nosotros. Ahorraremos mucho. No nos importa”

 

 

El presidente se va a tomar “personalmente” el voto de mañana en la ONU contra su decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y va a tomar nota de la postura de cada país, advirtió la delegación estadounidense al resto de Estados miembros.

 

 

La embajadora de EE.UU. lanzó una advertencia a sus colegas embajadores que estarán votando el jueves: “Estaremos tomando nota de los nombres”, que voten a favor de la moción, escribió en su cuenta de Twitter.

 

 

Además, según una misiva enviada a los diplomáticos del organismo internacional, la representante estadounidense puso, si cabe, más presión al decir que Donald Trump estará observándolos.

 

 

Nikki Haley

 

El presidente ha solicitado que le informe sobre los países que voten en nuestra contra”

 

 

En la carta enviada a algunos países, incluidos los principales aliados de EE.UU., Haley advirtió que “el presidente estará observando cuidadosamente esta votación y ha solicitado que le informe sobre los países que voten en nuestra contra. Registraremos todos y cada uno de los votos sobre este tema”.

 

 

Respecto al mensaje publicado en Twitter, la embajadora señaló: “En la ONU, siempre se nos pide que hagamos más y demos más. Entonces, cuando tomamos una decisión, a voluntad de la gente estadounidense, dónde ubicar NUESTRA embajada, no esperamos que las personas a las que ayudamos nos orienten. El jueves habrá una votación criticando nuestra elección. Estados Unidos estará tomando nota de los nombres”.

 

 

 

La Asamblea General, en la que se sientan los 193 Estados miembros de la ONU, se reunirá este jueves para votar una resolución contra la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. La sesión especial, solicitada por los países árabes n y que pide a Washington que dé marcha atrás en su decisión, llega después de que EE.UU. vetase este lunes una resolución con ese fin en el Consejo de Seguridad.

 

 

Los palestinos ya habían adelantado el domingo su intención de llevar un texto similar a la Asamblea General, donde ningún país tiene poder de veto, pero cuyas resoluciones no tienen el carácter vinculante de las del Consejo.

 

 

En declaraciones a los periodistas, el representante palestino ante la ONU, Riyad Mansur, confió en que la resolución obtenga un “apoyo abrumador” en la Asamblea. Mansur aseguró que el objetivo de los palestinos es seguir “presionando para crear una atmósfera que lleve a Estados Unidos a dar marcha atrás en su postura sobre Jerusalén”.

 

 

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció este mes a Jerusalén como capital israelí, rompiendo décadas de consenso internacional, según el cual el estatus final de la ciudad debe ser acordado en un proceso de paz entre israelíes y palestinos. El gesto iba acompañado de la decisión de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén.

 

 

Washington se quedó solo el pasado lunes en su defensa de la medida en el Consejo de Seguridad

 

 

El movimiento ha sido criticado por gran parte de la comunidad internacional y Washington se quedó solo el pasado lunes en su defensa de la medida en el Consejo de Seguridad. Los otros catorce miembros del órgano -incluidos sus aliados más cercanos- votaron a favor de una resolución que pedía a EE.UU. dar marcha atrás y que reiteraba la doctrina de la ONU sobre Jerusalén.

 

 

Estados Unidos se convirtió en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus oficinas de representación de la Ciudad Santa. Los palestinos reclaman la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) como capital de su futuro Estado independiente, y han dado mucha importancia al futuro de la misma en las negociaciones de paz de las últimas décadas.

 

LV

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal