¿Cuál fue el primer juego de mesa de la historia?

Es probable que los primeros juguetes fueran unas metras o canicas de mármol hechas en el antiguo Egipto hacia 3000 a.C. Hacia 1000 a. C., se jugaba en Gracias con yoyos de piedra y se hacían muñecas, juguetes y juegos de madera, marfil y piel. Los juegos de mesa son tan o más antiguos que estos populares juguetes.

 

 

 

En la cultura babilónica desde 4000 a.C., se practicaban juegos de mesa como el backgammon, el ajedrez o las damas. Una de las principales actividades recreativas para los antiguos egipcios era un juego de mesa llamado Senet.

 

 

 

La referencia conocida más antigua al Senet está pintada en una pared en la tumba de Hesy, durante la dinastía III (c. 2650 a. C.), que lo muestra siendo jugado con siete peones por jugador (en otras pinturas se representa con diez peones por jugador).

 

 

 

Después hay varias referencias más en diversas tumbas como en la de Nefertari que aparece en una pintura de su tumba jugando al Senet; Tutankamon tenía cuatro Senet en su tumba para jugar durante la eternidad; Sennedyem aparece, junto a su esposa Inyferti, jugando al Senet en su tumba. Este juego se consideraba una referencia al sortilegio 17 del Libro de los Muertos, ya que representa el Juicio de Osiris, la victoria del difunto y su entrada en la Duat.

 

 

 

Este juego guarda ciertas similitudes con el Juego real de Ur y el backgammon (éste derivado del juego de la tábula romana), por lo que se cree que el Senet puede ser un predecesor de éste último y derivado del Juego real de Ur. Aunque no está confirmada ninguna de las dos teorías es bastante probable que así sea.

 

 

 

Se cree que el juego gozaba de cierta importancia, debido al descubrimiento de varios tableros en tumbas importantes. Incluso hay arqueólogos que afirman que tenía cierto carácter mágico o simbólico y que los egipcios creían que debían enfrentarse a alguna deidad jugando al mismo en su tránsito hacia el más allá, teniendo mucho que ver el resultado de la partida con su destino en el mismo. Esto último se deduce porque en algunas tumbas se representa al difunto jugando contra un contrincante invisible y por las referencias en el Libro de los Muertos.

 

 

 

Los tableros, así como las fichas, se fabricaban en una gran variedad de materiales, probablemente dependiendo del poder adquisitivo del comprador. De este modo podemos encontrar piezas de barro cocido, de metal, de hueso, de piedras semipreciosas como el Lapislázuli, etc. Con los tableros sucede lo mismo, pudiendo encontrar una gran gama desde el barro cocido hasta maderas nobles talladas y policromadas, o nácar, entre otros materiales, incrustado o formando las casillas.

 

 

 

 

Culturizando

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal