Asesinan a expresidente de Yemen Ali Abdullah Saleh

Combatientes hutíes entonan esloganes mientras patrullan una calle que lleva a la casa del expresidente Ali Abdullah Saleh, en Saná, Yemen, el lunes, 4 de diciembre de 2017.

 

 

El expresidente yemení Ali Abdullah Saleh ha sido asesinado, confirmó su partido el lunes, mientras un video que muestra lo que parece ser su cuerpo circuló en las redes sociales.

 

 

 

“Él fue martirizado en defensa de la república”, dijo Faiqa al-Sayyid, un líder del Congreso General del Pueblo, culpando a los rebeles hutíes por la muerte de Saleh al sur de Saná, la capital yemení.

 

 

 

El expresidente yemení Ali Abdullah Saleh habla durante una ceremonia para celebrar los 35 años de la fundación de partido Conferencia Popular en Saná, Yemen, el 24 de agosto de 2017.

 

 

Saleh, de 75 años, gobernó Yemen por más de tres décadas antes de que fuera depuesto bajo presión popular y política en 2012, pero continuó ejerciendo el poder tras bambalinas, formando una alianza con los hutíes respaldados por Irán.

 

 

Su muerte ocurre dos días después que la alianza aparentemente se desintegró. El sábado, Saleh censuró a la milicia hutí y sugirió restaurar vínculos con Arabia Saudita.

 

 

 

Los rebeldes, quienes anunciaron su muerte el lunes temprano, afirmaron que Saleh se dirigía a Arabia Saudita cuando fue asesinado, calificando su muerte la frustración de lo que afirman era su intento de un “golpe” contra la “alianza en la que nunca creyó”.

 

 

 

Ambas partes se unieron hace tres años y llegaron a Saná forzando al presidente Abdu Rabu Mansour Hadi, reconocido internacionalmente, a huir del país y buscar una intervención militar encabezada por Arabia Saudita.

 

 

 

En un reciente discurso televisado, Saleh pidió el fin del sitio a los puertos yemeníes y ofreció a cambio “dar vuelta la página” y “tratar los problemas en una forma positiva”.

 

 

 

Enfrentamientos entre combatientes leales a Saleh y los houtís estallaron la semana pasada cuando Saleh acusó a los rebeldes de atacar su gigantesca mezquita en Saná y de atacar a su sobrino, el poderoso comandante de las fuerzas especiales, Tarek Saleh.

 

Voz de América

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal