Una parte del cerebro se mantiene vigilante al dormir en un sitio nuevo

El hecho de “dormir con un ojo abierto” la primera noche que se pasa en un lugar nuevo tiene una explicación científica: uno de los dos hemisferios cerebrales se mantiene más despierto que el otro durante la fase de sueño profundo, posiblemente para estar preparado en caso de peligro.

 

 

Dormir mal es un lugar nuevo se conoce como “el efecto de la primera noche” y un grupo de científicos de la Universidad estadounidense de Brown ha estudiado las posibles causas hasta llegar a una conclusión que no esperaban, según publica hoy la revista Current Biology.

 

 

Los expertos usaron una técnica avanzada de neuroimagenes para analizar el cerebro durante una parte del sueño en un grupo de 35 voluntarios que accedieron a dormir dos noches en el laboratorio, con una semana de pausa entre ambas.

 

 

Las imágenes revelaron algo que los expertos no esperaban ver: Durante la primera noche de sueño una parte del hemisferio cerebral izquierdo mostró patrones diferentes de actividad que el derecho, es decir, mantenía un sueño más ligero y además tenía una mayor respuesta a los sonidos.

 

 

Sin embargo, durante la segunda noche de sueño en el laboratorio no se notaron diferencias significativas de actividad entre los dos hemisferios cerebrales, indicó en un comunicado Yuka Sasaki, una de las autoras del estudio.

 

 

UR

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal