Naomi Campbell: “Mi legado será no dejar la industria igual”

Famosa por su carácter, la modelo, una de las protagonistas del nuevo calendario Pirelli, muestra su lado más humano

 

 

ELISABET SANS

 

 

No sería Naomi Campbell si apareciera puntual a la cita. Empieza a hablar mientras su peluquero le arregla la melena y su maquillador le pinta los labios. Naomi Campbell es leyenda de la moda. No solo contribuyó a crear el concepto de una top model por excelencia en los noventa, también se le conoce como la diosa de ébano de las pasarelas. Ella fue una de las modelos que apareció en el calendario Pirelli 1987 de Terence Donovan, el primero con un casting solo de maniquís negras. Por entonces Naomi Campbell era una desconocida de 16 años, y han tenido que pasar 31 hasta que la firma de neumáticos volviera a hacer otro almanaque con protagonistas afroamericanos. “P. Diddy y yo queríamos aparecer juntos en la foto. Y somos los verdugos reales, y me encanta porque soy una mandona y me encaja simplemente bien”, dice sobre su personaje en el The Cal de Tim Walkerinspirado en Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas.

 

 

 

Fama de mandona y mal carácter la tiene, como prueba sus cuatro condenas por asalto y el haberse declarado culpable en 2008 de agredir a dos policías del aeropuerto de Heathrow. Para la historia también deja su particular desfile con un vestido de gala plateado de Doce&Gabanna en el último día de servicios comunitarios a los que fue condenada en 2007 por lanzar un teléfono a su asistente. Pero en este encuentro en Nueva York muestra su parte más humana al recordar a grandes amigos que ya no tiene a su lado.

 

 

 

La modelo Naomi Campbell, el último día de sus servicios comunitarios en el Departamento de Sanidad, en Nueva York en febrero de 2007.CORDON PRESS

 

 

“Franca Sozzani estaría muy orgullosa de este calendario, siempre fue una lucha para ella”, dice al borde de las lágrimas minutos después de descubrir que el calendario está dedicado a la fallecida directora de Vogue Italia que hizo de la diversidad en la industria de la moda también su batalla. “Mi primer calendario fue muy icónico, porque eran todo mujeres negras. Pero entonces era muy joven para entender eso. Así que ahora, a mis 47 años y habiendo estado en este negocio durante 30, he podido ver los cambios, las luchas, que la gente no entendiera lo que es la diversidad”, asegura Campbell. “Mi legado será no haber estado tantos años en este negocio y dejarlo igual que estaba”, sentencia.

 

 

 

Seguir leyendo en El Paìs

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal