Hernández pasa a liderar presidenciales en Honduras

Un seguidor del candidato opositor a la presidencia de Honduras Salvador Nasralla salta sobre imágenes en llamas del mandatario y candidato Juan Orlando Hernández, mientras espera los resultados oficiales de la elección Tegucigalpa, Honduras.

 

 

Las disputadas elecciones presidenciales de Honduras dieron un giro el miércoles cuando el actual mandatario superó a su rival, una estrella de TV que vio su ventaja inicial esfumarse, empujando a sus seguidores a las calles en un desenlace que podría sumir al país en una nueva crisis política.

 

 

 

 

EE.UU. insta a acelerar anuncio de resultado electoral en Honduras

 

 

 

En un criticado conteo, el presidente Juan Orlando Hernández obtenía un 42.21 por ciento de los votos contra el 42.11 de Salvador Nasralla, una diferencia de 3.000 votos con casi el 83 por ciento de las mesas escrutadas, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

 

 

 

Cuando se conoció la reversión de la tendencia, los partidarios del Hernández, de 49 años, comenzaron a festejar en la capital Tegucigalpa coreando el nombre del mandatario, mostraron imágenes de la televisión.

 

 

 

Aunque el presidente había llegado el domingo como favorito en las encuestas para ganar con una ventaja de dos dígitos, el extrovertido Nasralla, de 64 años y líder de una amplia coalición que aglutina desde conservadores hasta izquierdistas, logró una ventaja de cinco puntos en el primer reporte de la autoridad electoral con más de la mitad de las mesas computadas.

 

 

 

Pero tras los primeros resultados oficiales divulgados el lunes por la madrugada, el árbitro electoral guardó silencio por unas 36 horas argumentando que las actas estaban demorando en llegar.

 

 

 

Desde la tarde del martes empezó a difundir actualizaciones esporádicas del conteo en su página web. Casi de inmediato, Hernández comenzó a cerrar la brecha, lo que llevó a Nasralla a decir que le estaban robando el triunfo con un fraude y a convocar a sus seguidores a tomar las calles.

 

 

 

“Nosotros ya ganamos las elecciones, y es imposible que una tendencia se revierta de la manera como la están revirtiendo”, aseguró el martes Nasralla a seguidores. “No lo voy a tolerar”.

 

 

 

La Organización de Estados Americanos (OEA) pidió a los hondureños guardar la calma y esperar los resultados finales. Más tarde difundió dos documentos idénticos en los que ambos candidatos se comprometían a respetar el resultado definitivo, una vez que cada voto disputado haya sido procesado.

 

 

 

Exhortos desde el exterior

 

 

 

Observadores internacionales aseguraron que las demoras dañaban la credibilidad de las autoridades y amenazaban con minar la legitimidad del próximo presidente.

 

 

 

El Departamento de Estado estadounidense urgió a las autoridades el miércoles a través de su portavoz a revisar rápidamente los resultados de las elecciones.

 

 

 

Hernández, del Partido Nacional, y quien recibió elogios de Estados Unidos por ayudar a combatir el flujo de migrantes y deportar a narcotraficantes, cosecha apoyo por haber acelerado la economía del empobrecido país y reducido los asesinatos en una violenta nación azotada por las pandillas.

 

 

 

Los partidarios de Nasralla acusaron al tribunal electoral de divulgar solo resultados de las zonas donde Hernández tiene más apoyo. La protesta convocada por el opositor reunió a unas 8.000 personas en la capital.

 

 

 

“Juan Orlando Hernández aunque perdió, está dando manos de ahogado para quedarse en el poder pero nosotros lo vamos a sacar de la casa de gobierno”, dijo David Ramírez, de 22 años, en la manifestación a favor de Nasralla más temprano el miércoles.

 

 

 

El gobernante Partido Nacional también lideraba las elecciones de diputados celebradas el mismo domingo. Si la tendencia se mantiene, logrará el dominio del Congreso.

 

 

 

Nasralla ha acusado al mandatario de controlar el tribunal electoral como a otras instituciones del Estado en un gobierno que semeja una dictadura.

 

 

 

¿Otra crisis?

 

 

Con su fuerte voz de presentador de TV y su pelo cuidadosamente peinado, Nasralla es una de las caras más conocidas de Honduras. Anfitrión de un programa con mujeres ligeras de ropa, en una entrevista llegó a presumir sobre su virilidad y desempeño sexual.

 

 

 

El opositor tiene el respaldo del expresidente izquierdista Manuel Zelaya, que fue derrocado en un golpe de Estado en 2009 luego de proponer un referéndum sobre su reelección y mostrar su cercanía con el líder venezolano Hugo Chávez.

 

 

 

La salida de Zelaya desató la peor crisis política en la historia reciente de Honduras. Algunos temen que la reñida elección vuelva a traer inestabilidad política al país.

 

 

 

“Estamos en una crisis que no solo enfrenta a los partidos que se disputan el poder, si no a la ciudadanía. Cualquiera que finalmente gane va a formar un gobierno débil en un escenario de fragilidad e inestabilidad política”, dijo a Reuters el analista e historiador Rolando Sierra.

 

 

 

Muchos creen que Zelaya es la verdadera fuerza detrás de Nasralla, quien ha prometido tener unas buenas relaciones con los Estados Unidos. La esposa del exmandatario sería la vicepresidenta del país si Nasralla llega al poder.

 

 

 

El posible regreso de Zelaya podría despertar preocupaciones en Estados Unidos, que mantiene lazos militares con Honduras y tiene pocos aliados ideológicos entre los presidentes centroamericanos.

 

 

 

Un diplomático extranjero en Tegucigalpa, que pidió el anonimato, dijo que Estados Unidos estaría preocupado por una victoria de la coalición de Nasralla, pese a que el candidato prometió en una entrevista con Reuters aumentar la cooperación en seguridad con Washington si ganaba.

 

 

 

Pero también dijo que un ajustado triunfo de Hernández sería “el peor escenario” porque desataría protestas y demandas de un recuento completo de los votos por parte de un tribunal electoral con poca credibilidad.

 

 

 

La Organización de Estados Americanos (OEA) dijo el miércoles que el candidato opositor de Honduras Salvador Nasralla firmó el miércoles un documento en el que se compromete a aceptar los resultados finales de las elecciones presidenciales.

 

 

 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) dijo el lunes en la madrugada en su primer reporte que Nasralla lideraba el conteo por cinco puntos sobre su rival, el presidente Juan Orlando Hernández, pero el miércoles después de un lento recuento, su ventaja desapareció hasta quedar empatado con el mandatario.

 

 

 

Miles de simpatizantes del opositor Nasralla, un presentador de televisión de 64 años, salieron el miércoles a las calles en protesta a lo que consideran irregularidades en el conteo.

 

 

Reuters

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal