Hackers rusos tenían cientos de objetivos además de Hillary Clinton

Estados Unidos sigue investigando la presunta injerencia de Rusia en la carrera a la Casa Blanca. Como parte de estas pesquisas, están analizando la posible relación entre los asesores de Donald Trump y oficiales rusos, los anuncios comprados a través de Facebook, Google y Twitter y si los piratas informáticos rusos también estuvieron detrás del hackeo del año pasado a correos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés). Esta semana han surgido informes de que el Departamento de Justicia de los EE.UU. ha identificado a seis funcionarios rusos que cree que han estado involucrados en los ataques contra el DNC. Sin embargo, una nueva publicación de Associated Press (AP) señala que el grupo de hackers Fancy Bear habría sido el autor de los ciberataques contra los demócratas.

 

 

 

De acuerdo con una lista digital de blancos para ataques cibernéticos no publicada que fue obtenida por AP, Fancy Bear tenía muchos más objetivos que la campaña de Hillary Clinton. Entre ellos al menos 573 cuentas de correos electrónicos como la del entonces Secretario de Estado John Kerry, el ex Secretario de Estado Colin Powell, el entonces Comandante Supremo de la OTAN Philip Breedlove, el predecesor Wesley Clark, contratistas de defensa como Raytheon y Lockheed Martin, oficiales de inteligencia, más de 130 empleados y partidarios demócratas, una pequeña cantidad de republicanos, así como docenas de periodistas, cuentas del presidente ucraniano y su hijo, oficiales ucranianos, figuras de la oposición rusa como Mikhail Khodorkovsky, Maria Alekhina de Pussy Riot, el activista anticorrupción Alexei Navalny y miles de otros interesados ​​en el Gobierno ruso.

 

 

 

La lista de objetivos está basada en datos recopilados por la firma de seguridad cibernética Secureworks, que incluyó 19.000 enlaces maliciosos utilizados por Fancy Bear para obtener acceso a las cuentas de correo electrónico de sus objetivos. Estos fueron recopilados por la empresa después de que uno de sus investigadores encontró una cuenta de Bitly que Fancy Bear estaba usando para impulsar sus enlaces maliciosos a través del filtro de spam de Google. La cuenta, por error, no se había establecido en privado, por lo que la empresa lo vigilaba y anotaba los correos electrónicos a los que apuntaba el grupo. De esa lista, AP extrapoló alrededor de 4.700 direcciones de correo electrónico, la mitad de las cuales pudo vincular a sus titulares. Esa lista luego se comparó con correos electrónicos conocidos de phishing recibidos por individuos alrededor de cuando ocurrieron los hackeos contra los demócratas.

 

 

 

Esto deja en evidencia la coordinación de años atrás entre los hackers de Fancy Bear y el Kremlin. Como parte de estas operaciones, años atrás intentaron acceder a la bandeja de entrada de 4.700 cuentas de Gmail en todo el mundo, que incluía objetivos como el representante del Papa en Kiev y la banda rusa de punk Pussy Riot. No obstante, el Kremlin aún sostiene que no tuvo nada que ver con los hackeos, que no participó en ninguna intromisión electoral y que las acusaciones son infundadas.

 

 

 

Hipertextual

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal