Argentina hace “lo imposible” por encontrar al submarino ARA San Juan

El Gobierno y la Armada de Argentina hacen “lo imposible” por encontrar al submarino ARA San Juan, 12 días después de su desaparición en el océano Atlántico, y mantienen la esperanza de hallar con vida a sus 44 tripulantes, que pueden encontrarse en una situación de “supervivencia extrema”.

 

 

 

En este momento, un total de 14 buques y tres aeronaves de 13 países de todo el mundo participan en el operativo de búsqueda, que se realiza entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad en la zona en la que se comunicó el submarino por última vez, en el Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa patagónica argentina.

 

 

 

Además, este domingo zarpó el buque noruego Sophie Siem, cuya cubierta ha sido modificada para llevar a bordo un minisubmarino de Estados Unidos que puede descender hasta los 600 metros de profundidad y que tardará un día en llegar a dicha área.

 

 

 

Las condiciones meteorológicas comenzaron a empeorar a última hora del sábado y el domingo, el elevado oleaje y los vientos de hasta 60 kilómetros por hora complicaron el rastreo, algo que ya se evidenció con el retraso de la partida del Sophie Siem y el hecho de que la corbeta argentina Robinson haya llegado a puerto pero no haya podido amarrar aún.

 

 

 

Desde el puerto de Comodoro Rivadavia, en la sureña provincia de Chubut, esperaban que pudieran hacerlo en las próximas horas para embarcar uno de los dos vehículos sumergibles controlados remotamente que ha enviado Rusia con alta tecnología subacuática.

 

 

 

“Se está haciendo un gran trabajo de búsqueda: lo dicen los americanos y los ingleses, no tiene precedente un acontecimiento tecnológico como el que está pasando en el Atlántico sur en la Argentina”, destacó este domingo el ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad, durante su visita a la base naval Puerto Belgrano, la principal de la Armada, ubicada en la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

En la que fue su primera comparecencia pública tras la desaparición del submarino, el pasado 15 de noviembre, hizo especial hincapié en que “nunca las potencias” mundiales pusieron en marcha un operativo de este calibre y destacó la llegada de “tecnología extraordinaria” desde Rusia.

 

 

 

De hecho, además del avión más grande del mundo y otros recursos materiales y humanos, se espera que a principios de diciembre llegue desde ese país el barco de exploración científica “Yantar”, que cuenta con equipamientos de alta tecnología de inspección subacuática y puede operar a profundidades de hasta 6.000 metros.

 

 

“Hemos hecho y vamos a seguir haciendo lo imposible por encontrar el submarino, y el compromiso es que hasta que no lo encontremos no vamos a dejar de buscar”, afirmó el funcionario.

 

 

 

Con él coincidió el portavoz de la fuerza naval, Enrique Balbi, al brindar el parte oficial a la prensa este domingo en Buenos Aires, cuando apuntó que están “abocados” a la búsqueda y “hasta el momento, no hay ningún tiempo definido para abandonarla”.

 

 

 

Asimismo, rechazó perder la esperanza por los 44 tripulantes e insistió en que hay que ser “respetuosos” con las familias, ya que “puedan estar en una situación de supervivencia extrema”.

 

 

Tanto Balbi como Aguad fueron consultados este domingo por la investigación iniciada por el Gobierno en la cúpula de la Armada para discernir responsabilidades en torno al operativo.

 

 

 

El primero destacó que la propia fuerza naval ha recopilado desde el primer día la información necesaria del procedimiento para presentarla ante la Justicia, mientras que el segundo instó a evitar “especulaciones” y afirmó que todo esto “vendrá después”.

 

 

El ministro desmintió además que, como habían comunicado inicialmente fuentes del Ejecutivo, se hubiesen abierto 40 expedientes en el seno de la Armada y apuntó que, por el momento, sólo está en marcha “un sumario administrativo” para saber qué pasó. EFE

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal