¿Cuándo es momento de acudir a terapia sexual?

Cualquier momento es bueno para acudir a terapia sexual. No es necesario tener un problema, pero sí el objetivo de optimizar la vida íntima, logrando que este espacio sea de reflexión y aprendizaje.

Si quieres tener más conocimientos en sexualidad, resolver dudas, ampliar el repertorio erótico y facilitar la comunicación con la pareja, la terapia sexológica puede ser de ayuda.

 

 

Muchas personas describen sus propias experiencias a veces con mucha ligereza (y hasta exageración); que tú no las vivas, no son necesariamente referentes que “algo falta”, pues el placer cada quien lo disfruta y vive de forma diferente. Sin embargo, esta “comparación” puede ser un empujón para que, de la mano de un profesional, pueda haber orientación sobre cómo potenciar la vida sexual de forma individual y en pareja.

Otras razones:

  • Cuando hay dolor durante la penetración o no hay disfrute de las relaciones sexuales, también son razones válidas para buscar ayuda terapéutica e identificar las causas del problema.
  • Dificultades para llegar al orgasmo.
  • Eyaculación rápida o retardada.
  • Miedo o aversión al sexo.
  • Cuando los intereses en la intimidad de la pareja cambian; es decir, alguno propone variar el repertorio erótico o intenta cumplir una fantasía y la otra persona ofrece resistencia por razones conocidas o no.
  • Agresiones o abusos sexuales
  • Violencia de género
  • Para desarrollar habilidades sociales en el ámbito de pareja
  • Apoyo individual y familiar en temas de orientación sexual e identidad de género (por lo general con ayuda de otros especialistas).

 

 

A veces, las respuestas a determinada situación no son solamente las que conocemos, y una persona con análisis objetivo puede orientar hacia la solución. A veces cuesta dar el paso; pero no hacerlo a tiempo es no cuidar la propia salud emocional y física.

 

Eme de Mujer

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal