Uber pierde su licencia para operar en Londres por problemas de seguridad http://bit.ly/2ho6irT

Las perspectivas económicas para lo que resta de año no son alentadoras. Ante la ausencia de un plan de ajuste, lo que se puede esperar para los próximos meses es que persista la caída del producto interno bruto, se acelere mucho más la inflación y continúe el desplome del consumo, afirmó el economista Francisco Ibarra, director de Econométrica.

 

 

 

Durante el foro Navegando en Aguas Turbulentas, organizado por la firma, Ibarra aseguró que al cierre de 2017, Venezuela va a acumular cuatro años de contracción económica, una situación nunca antes vista en el país, que es propia de naciones en guerra.

 

 

 

“La caída en la economía va a continuar. Estimamos que al cierre del año la contracción sea de 12,3%. A inicios de 2017, nuestro escenario pesimista era que iba a caer 10%”.

 

 

 

Ibarra también recordó que en agosto el país registró la inflación mensual más alta de la historia, al superar 30%, y adelantó que en lo que va de mes, solo en el caso de los alimentos, los precios han aumentado 29,5%.

 

 

 

El economista aseguró que mientras persista el déficit fiscal y el gobierno le siga pidiendo al Banco Central de Venezuela que emita dinero para cubrirlo, la inflación seguirá dando saltos, afectando la calidad de vida de los ciudadanos. Dijo que aunque no se ha llegado a la hiperinflación, se está coqueteando con ella.

 

 

 

“Todo indica que la inflación se va a seguir acelerando. Nuestra proyección es que al final del año llegará a 1.157%”.

 

 

 

Ibarra destacó que en vista de que el venezolano no puede hacer rendir su salario, en los últimos años ha tenido que comprar bienes distintos a los que estaba acostumbrado y ha dejado de consumir otros. “Esto va a seguir, la caída del consumo en 2017 será de 35%”.

 

 

 

Más escasez

El economista recordó que la inflación coexiste con una elevada escasez. Dijo que a pesar de que desde mediados de 2016 mejoró la oferta de bienes, en los últimos dos meses ha estado aumentando la escasez.

 

 

 

Sostuvo que en agosto la escasez general se ubicó en 52%, mientras que la escasez de alimentos y bebidas no alcohólicas fue de 73,4%.

 

 

 

Ibarra aseguró que si con el nuevo Plan 50, el gobierno insiste en retomar el rígido control de precios que se creó en 2003, lo que pasará es que habrá más desabastecimiento.

 

 

 

“No se solucionan los problemas implementando más controles. Si se insiste en seguir por ese camino lo que se va a lograr es volver a los niveles de escasez de finales de 2015”.

 

 

 

Henkel García, analista financiero y director de Econométrica, indicó que mientras no se reactive el Dicom, las compras en el extranjero continuarán cayendo, lo que también se traducirá en más desabastecimiento. “Las importaciones para diciembre se deberían estar haciendo ya, si no se están liquidando divisas por todos los mecanismos esto se complica”.

 

 

 

La firma estima que al cierre de 2017, las importaciones totales se contraerán 23%.

 

 

 

Con euros. García también confirmó que ya las autoridades del BCV se reunieron con representantes del sector bancario para notificarles que cuando se retomen las subastas del Dicom se harán en euros, no en diferentes divisas, como lo había asegurado el gobernante Nicolás Maduro.

 

 

 

“Lo de la cesta de monedas se quedó en el discurso. Cuando vuelvan las subastas serán en euros, por eso el gobierno teme tanto que haya sanciones europeas”.

 

 

 

Dijo que mientras persista la restricción de dólares, el paralelo seguirá al alza.

 

 

 

“Chavismo acabó con las empresas”

Carlos Larrazábal, presidente de Fedecámaras, dijo que la difícil situación que está viviendo el país es el resultado de una serie de medidas económicas implementadas por el gobierno desde hace 18 años, que acorralaron al sector privado.

 

 

 

Aseguró que la política de expropiaciones, el control de precios y cambio, los múltiples mecanismos de fiscalización a las empresas, y la inestabilidad jurídica llevaron al país a la recesión.

 

 

 

Recordó que desde 1998 hasta la actualidad, Venezuela perdió 8.000 empresas. “Pasamos de tener 12.000 empresas industriales a 4.000. Los empleos cayeron de 600.000 a 280.000”.

 

 

 

Reiteró que la crisis también ha provocado la pérdida de talentos. “Según la encuesta de coyuntura de Conindustria, 35% de las empresas han sufrido fugas de alrededor de 25% de su personal de alto desempeño”.

 

 

 

Insistió en que el país necesita un cambio que permita que se recupere la confianza, vuelvan las inversiones, se generen nuevos puestos de empleo y mejore la calidad de vida.

 

 

 

EN

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal