¡Toma nota! Guía práctica para dejar de fumar: 5 consejos para prepararte

Cuando te planteas dejar de fumar, puede que quieras estar informado sobre todas las opciones disponibles para lograrlo con éxito. Te damos algunos consejos probados y conocidos, y te contamos sobre algunos métodos que no lo son tanto.

 

 

 

Antes de ponerse en acción. Para dejar de fumar, la preparación es clave. Toma nota:

 

 

 

Haz una lista de pros y contras (lo que te gusta y lo que no)

 

 

Dibuja una línea en el centro de un papel y de un lado, escribe –honestamente- lo que disfrutas de fumar, y en el otro, otra lista con las cosas que no te gustan (que interfiere con tu salud, familia, que te agitas al subir escaleras o caminar, lo que sea). Piensa en esa lista a medida que pasa el tiempo, y haz cambios, aconseja el director del Centro de Investigación de Psiquiatría Clínica en el Centro Médico de la Universidad George Washington, Daniel Z. Lieberman, a la revista Reader’s Digest.

 

 

 

Si te atreves, acepta el feedback de familiares y amigos para que completen la lista de lo que no les gusta de tu adicción. Cuando las contras sean mayores que los “beneficios”, es hora de dejar. Enumera las razones por las que dejar de fumar no será fácil

 

 

 

Aunque se forme una larga lista, lo importante es que junto a cada uno de esos ítems, escribas también opciones para superar ese desafío. Por ejemplo: junto a “La nicotina es una droga adictiva”, podrías escribir, “Intenta un reemplazo de nicotina como alternativa”. O junto a “Fumar me ayuda a lidiar con el estrés”, podrías escribir: “Mejor, sal a caminar por 5 minutos”. Lo importante de este método es anticiparte a las ganas urgentes de fumar, con una buena alternativa para sustituir esa acción.

 

 

 

Prepara una lista bien completa de alternativas a fumar. Como dijimos antes, debes estar preparado cuando la urgencia te llama. Algunas sugerencias de acciones que puedes tomar son: caminar, beber agua, besar a tu pareja, arrojar la bola a tu perro, jugar, lavar el carro, limpiar un clóset, tener sexo, mascar goma, lavar tu rostro o tus dientes, tomar una siesta, beber café o té, practicar tu respiración o cualquier actividad que te interese.

 

 

 

Deja de un momento a otro… O hazlo gradualmente

 

 

La verdad, es que no hay una forma correcta de dejar de fumar, como señala la Sociedad Americana del Cáncer (ACS por sus siglas en inglés). Algunos lo dejan de un día al otro, completamente, sin medicinas o reemplazos de nicotina. Otros, empiezan a fumar cada vez menos por un par de semanas antes de dejarlo por completo.

 

 

 

Este último método quizás sirva para reducir tu síndrome de abstinencia, pero podría resultar más difícil que la opción anterior.

 

 

 

Métodos no convencionales

 

 

También, existen métodos que utilizan algunas personas a pesar de ser no convencionales y de no estar aprobados por la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés). Y ellos son:

 

 

 

Hipnosis

 

 

 

Los métodos de hipnosis podrían variar mucho, algo que dificulta la tarea de determinar si es o no una buena técnica para dejar de fumar. Si bien no estaría probado que funciona, algunas personas la encontrarían beneficiosa. Eso sí, asegúrate de conseguir un buen terapeuta para realizar esta práctica.

 

 

 

Acupuntura

 

 

Si bien se ha usado para dejar de fumar, no hay demasiada evidencia que muestre que funciona. Al aplicar este método, se suele trabajar en determinadas zonas de las orejas.

 

 

 

Terapia con imanes (Magnetoterapia)

 

 

Este tipo de método requiere dos pequeños imanes que se colocan en un sitio específico, opuestos el uno al otro, y en cada lado de la oreja. De todas formas, la ACS señala que no hay evidencia científica que apoye esta técnica para dejar de fumar.

 

 

 

Terapia de láser

 

 

Los láseres fríos se utilizan tal y como se usan las agujas en la acupuntura. Sin embargo, no existiría fundamento científico que demuestre que sirve para dejar de fumar.

 

 

 

Prácticas corporales y mentales

 

 

Algunos estudios hallaron que programas para dejar el cigarrillo utilizan yoga, mindfulness y meditación. Si bien los resultados no son definitivos a favor de estas técnicas, sí se habría demostrado que ayudarían a sentir menos el síndrome de abstinencia, así como a fumar menos.

 

 

Noticias 24

Por Confirmado: Maria L. Espinoza

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal