¿Qué es el bruxismo y cómo se relaciona con nuestra salud mental?

Los nervios, la ansiedad, las preocupaciones y el estrés afectan nuestra parte emocional y psicológica, sin embargo, también afectan de forma directa nuestra parte física y muchas veces reflejamos estos problemas de diferentes maneras. Uno de estos reflejos es a través del bruxismo.

 

 

 

El bruxismo es un hábito involuntario que consiste en apretar la mandíbula fuertemente y por ende apretar y rechinar los dientes. Este es un hábito que la mayoría de las veces se presenta en los pacientes durante las horas de sueño.

 

 

 

Algunos de sus síntomas son: Contracciones rítmicas de los músculos de las mandíbulas, un sonido de rechinado durante la noche, músculos de las mandíbulas tensos o doloridos, dolor duradero en el rostro, hinchazón (ocasionalmente) en el lado de la mandíbula inferior causado por el rechinado.

 

 

 

Un bruxismo constante y recurrente puede desencadenar otros problemas dentales como la erosión y la sensibilidad en los dientes, zonas planas y desgastadas, ruptura de encías, entre otros. El bruxismo también puede estar causado por trastornos del sueño, como la apnea y los ronquidos. Y a su vez, también puede contribuir a la interrupción del sueño.

 

 

 

Sin embargo una de sus causas principales está relacionada con la salud mental del paciente. Los expertos normalmente lo vinculan al estrés, la ansiedad y los problemas de sueño. En países como Reino Unido los especialistas creen que los casos de bruxismo están aumentando, quizás en un contexto en el que el estilo de vida es cada vez más estresante. Allí ha sido asociado durante el día a actividades como conducir y hacer tareas del hogar.

 

 

 

Un estudio reciente realizado en Brasil sugiere que el bruxismo puede ser un síntoma de que los niños sufren acoso escolar. Según los resultados de la investigación, publicada en la revista especializada Oral Rehabilitación, los niños de 13 a 15 años que experimentan abuso verbal en la escuela tenían una probabilidad de sufrir bruxismo nocturno cuatro veces mayor que otros adolescentes.

 

 

 

El tratamiento para prevenir el bruxismo es sencillo. Con frecuencia se receta el uso de protectores bucales o aparatos (férulas) a la medida. Y al mismo tiempo muchos especialistas también recomiendan cambios en el estilo de vida para sobrellevar mejor el estrés diario y estar más tranquilos. Es importante detectar este problema a tiempo y tratarlo de la mejor manera posible.

 

 

 

Culturizando

Por Confirmado: Oriana Campos

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal