La pareja en tiempos de crisis

Hasta las relaciones más firmes pueden tambalearse por el impacto de problemas económicos o de una turbulencia social en una comunidad o nación. La tensión ocasionada por la inestabilidad política o económica puede socavar la paz de un hogar si no se toman las previsiones necesarias para separar lo que ocurre afuera, de los recursos internos de una pareja.

 

 

 

Por más cansancio, frustración o impotencia que una situación país puede ocasionarte, debes medir bien cómo drenas tus angustias o qué dices en voz alta, tu pareja no es tu pera de boxeo, ni tu padre o madre para calmar tu torbellino interno.

 

 

 

¿Quieres una vida distinta? Puede que estés en rabia con la historia que te ha traído hasta aquí, pero tu pareja no puede pagar los platos rotos de lo que no has sanado de tu pasado.

 

 

 

 

¿Quieres vivir en un país diferente? Eres dueño de tu destino, nadie puede hacerlo por ti. En ocasiones, más que el conformismo se trata de estrategia. ¿Qué herramientas tengo para cambiar mi realidad?

 

 

 

En las crisis las parejas son puestas a prueba en todas sus resistencias. Todos los dolores pueden salir a flote y si no estamos en el adulto para atajarlas a tiempo puede que una relación maravillosa pueda deteriorarse por no dirigir bien las molestias.

 

 

 

Si te encuentras en esta situación debes mirar lo que está ocurriendo contigo. Respira antes de contestar a tu pareja. ¿Es él realmente el causante de la situación del país? ¿Es tu padre o madre para resolver todo lo que te acontece? ¿O es solo una persona que te ama y que te acompaña en este camino?

 

 

 

La relación es de dos y cada uno tiene su 100% de responsabilidad, pero es importante que si sientes que llevas cargas muy difíciles de llevar, mires por qué has permitido llevarlas de esa forma tan poco equilibrada para ti. ¿Temes perder el amor y por eso aguantas? Allí hay otro tema para otro artículo y es el de la autoestima.

 

 

 

De lo que se trata este escrito es sobre la buena comunicación que debe existir entre una pareja a pesar de lo que esté ocurriendo en el entorno. Si te sientes nervioso(a), angustiada (o) ten por seguro que tu pareja también, y que tus temores no son solo tuyos.

 

 

 

La vida tiene subidas y bajadas, y hay que saber mantenerse en el centro para resistir los cambios. Agárrate bien de la tabla de surf o del caballo que se retuerce para salir a flote para que te mantengas en equilibrio dentro de los desajustes de un sistema económico o social.

 

 

 

Habrá momentos de rabia, tristeza, porque cuando hay aprendizajes colectivos, es complejo salirse de la energía de un país, una comunidad o un evento familiar. Sin embargo, procura hacer de tu casa un paraíso con lo que verdaderamente es importante. Las cosas esenciales no tienen precio: un abrazo, una puesta de sol, la sonrisa de tus hijos, la comida preparada con amor. Agradece los detalles, sonríe más, abraza más.

 

 

 

Di te quiero, te amo, con más frecuencia, ofrece tu apoyo con alegría y agradece a quien te está apoyando aunque a veces mires que ese apoyo no es perfecto, es perfecto para ti en este momento.

 

 

 

Cuida tu relación, los temas de un país tienden a cambiar, pero si deterioras tu relación de pareja por dirigir mal tus rabias, será retador curar heridas o palabras que ya no recoge el viento.

 

 

 

Inspirulina

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal