Hoy se cumplen  518 años del descubrimiento del Lago de Maracaibo 

Hoy se cumplen 518 años de aquel 24 de agosto de 1499, cuando Alonso de Ojeda, acompañado de Juan de la Cosa y Américo Vespucio, descubrió el Lago de Maracaibo.

 

 

Las primeras crónicas históricas sobre el tema relatan que Ojeda, en un primer viaje, recorrió la costa desde Paria hasta el Cabo de La Vela, cruzando frente a la barra de Maracaibo; siguiendo por la costa del golfo, al cual llamó Coquivacoa, descubrió el inmenso lago, al cual dio el nombre de San Bartolomé, en honor al santo, cuyo onomástico se celebra cada 24 de agosto.

 

 

El Lago de Maracaibo conforma un cuerpo de agua ubicado en el occidente de Venezuela y denominado una gran bahía semicerrada y salobre, ; con una superficie de entre 13.210 a 13. 820 Km2 ,considerado actualmente el más grande de  Latinoamérica y el 19° entre los lagos más grandes del mundo.

 

 

El Lago de Maracaibo es un fenómeno excepcional en la geografía del mundo, y hoy, se cumple un año más del “descubrimiento” de esta maravilla que adorna una de las ciudades más importantes del occidente del país.

 

 

La historia que nos enseñaron en la escuela nos dijo que hace 518 años, el colono Alonso de Ojeda, acompañado de los lacayos reales Juan de la Cosa y Américo Vespucio, “descubrieron” el Lago de Maracaibo.

 

 

 

Sin embargo, hay una más hermosa, la historia romántica, esa que nos enseñaron los indígenas a través de su cosmovisión, y que precisamente esos colonos, los que se jactaron de haber “descubierto” el lago, borraron.

 

 

La historia ancestral nos muestra que la aparición de este majestuosos fenómeno natural, implica mucho más que un fortuito avistamiento realizado por colonizadores reales que trajeron hambre y destrucción a un territorio ya habitado.

 

En los tiempos prehispánicos, los indígenas le dieron nombre a esos rezumaderos y los llamaron “mene”, una voz indígena que significa “manadero de cipa grande que brota del interior de la tierra”.

 

 

Los primeros pobladores de las orillas del lago Coquivacoa, llamado por le hombre blanco lago de Maracaibo, establecieron el intercambio comercial con base a pescados, sal, alimentos de la tierra y maderas, de acuerdo a su ubicación geográfica, incluso se aprovecharon de esos brotes de bitumen natural en los períodos anteriores y posteriores a la llegada de los españoles, aunque no se puede precisar de que manera.

 

 

Lo cierto es que los españoles, para variar, llegaron a “descubrir” un hermoso lago que ya estaba descubierto y habitado por los pueblos de agua ancestrales que lo cuidaron y resguardaron hasta que se hizo imparable su asesinato por parte del español invasor y la vil avaricia humana que lo llevó a las condiciones en las que hoy se encuentra.

 

 

El lago más grande de Suramérica

 

 

Expertos afirman que al parecer, un cataclismo provocó un inmenso hueco que engulló completamente una frondosa selva; fue en ese lugar donde apareció, hace aproximadamente un millón de años, el principal reservorio lacustre –el más grande de Suramérica-.

 

 

Dicha selva, con sus millones de seres vivientes, dio origen a la riqueza petrolera que comenzó a explotarse a inicios delsiglo XX.

 

 

La cuenca del Lago de Maracaibo está formada por un extenso territorio, que abarca  todo el Zulia y parte de los estados Táchira, Mérida, Trujillo, Falcón y Lara, en Venezuela, y una porción del departamento de Santander, en Colombia. También abarca ríos, riberas, Golfo de Venezuela, bahía de El Tablazo y la Barra.

 

 

El Lago cubre una superficie de 13.280 kilómetros cuadrados y sus costas se extienden por 728 kilómetros, alcanzando una profundidad máxima de 50 metros.

 

 

Es el único en todo el mundo relacionado con el mar, y de hecho en su parte más norte se registran mareas marítimas en aguas particularmente salobres, a pesar de las descargas de agua dulce provenientes de los ríos Catatumbo, Chama, Escalante, Motatán, Santa Ana, Apón y Palmar, entre otros.

 

 

ELABRELATA

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal