Mientras, en Libia, la semana empezó con la paralización del yacimiento petrolero de Sharara (en el sur, explotado por Repsol, Total, OMV y Statoil) y concluyó ayer con el bloqueo, por parte de milicianos, de dos válvulas del oleoducto que conecta ese campo con el puerto de Melitah.