Aquí las ventajas y desventajas de tener un conejo como mascota

¿Estas pensando en adoptar una mascota pero no quieres un perro o un gato? Pues existen otras opciones muy adorables que pueden llegar a ser animales de compañía excepcionales y el perfecto compañero para ti.

 

 

 

Los conejos pueden resultar maravillosas mascotas para una familia. Son adorables, cariñosos, les encantan los mismos y acercarse a las personas que los quieren y los cuidan. Además, son fáciles de entrenar y muy limpios. Sin embargo, estos animales tienen necesidades y cuidados diferentes a las clásicas mascotas que será importante conocer a la hora de tomar una decisión.

 

 

 

Por esto, te invitamos a conocer cuáles son las ventajas y desventajas de tener un conejo como mascota:

 

 

 

Ventajas

 

 

 

Muy agradables y dóciles. Cuando los conejos está bien educados pueden llegar a ser animales muy amistosos con la familia y con el entorno. Al acostumbrarlo desde pequeño al contacto con personas y otras criaturas, el conejo se comportará de forma mucho más cómoda y fluida… Como cualquier miembro de la familia.

 

 

 

Son una compañía muy dulce y fiel, en especial para los niños, que pasan mucho tiempo en casa y que podrán crear un vínculo afectivo con el conejo. Ellos también tienen la capacidad de adaptarse a diferentes entornos, tanto lugares externos como internos. Y son versátiles en cuanto al espacio se refiere: les encanta pasar tiempo con la gente pero también disfrutan mucho estando solos. Todo en su justa medida.

 

 

 

Muchas razas, personalidades y edades. Como ocurre con muchos otros animales de compañía, tienes muchas razas, personalidades y edades entre las que escoger de acuerdo a tu tipo de personalidad y estilo de vida.

 

 

 

Si tienes oportunidad a la hora de adoptar un conejo, podrías investigar el tipo y las características de la raza para que puedas escoger la mejor opción que se adapte a ti y, también, evaluar si tú eres la mejor opción para él.

 

 

 

Dispuestos al entrenamiento y limpios. Aunque no lo parece, los conejos perciben muy bien el hecho de ser entrenados. Son criaturas despiertas e inteligentes. Puedes entrenarlo para ir al baño de igual forma que a un gato, así como practicar ejercicios y trucos divertidos con él.

 

 

 

Esto nos lleva al aseo: los conejos son animales limpios por naturaleza. Les encanta acicalarse todo el día y aunque puedan ser un poco descoordinados son particulares y disciplinados. Así que es muy difícil que un conejo huela mal, a menos que se ensucie demasiado, la mugre se haya acumulado y su compañero humano sea un tanto descuidado con su higiene y cuidado.

 

 

 

Desventajas

 

 

 

Un poco destructivos y desordenados. Algunos conejos pueden ser algo destructivos, pero esto no quiere decir que vayan a destrozar tu hogar por completo, pero sí tienes que saber que a los conejos les encanta morder de todo: cordones de zapatos, telas, superficies, plástico, cables y más. En esto se parecen mucho a los perros, cuando no consiguen drenar su energía terminan mordiendo toda la alfombra.

 

 

 

Otro aspecto es que son un poco desordenados. Por ejemplo, cuando se alimentan es muy frecuente que dejen un camino de alimento por el suelo, también son especialistas en dejar migas por toda la casa.

 

 

 

Esto es muy entendible, finalmente, son animales que no conocen de servilletas o etiqueta para comer. Sin embargo, si eres una persona muy meticulosa en este aspecto, deberás tenerlo en cuenta.

 

 

 

Dinero, espacio y trabajo. Como son un poco desordenados pasarás una pequeña parte del día limpiando y recogiendo. Tendrás heno por todas partes de tu casa y lo encontrarás en los lugares menos esperados como dentro de tus zapatos. De igual forma, la limpieza de su casita y de los recipientes de donde se alimenta deberán ser regulares. Los conejos necesitan un espacio limpio y decente para sentirse cómodos y felices.

 

 

 

Es básico ofrecerles una buena casita para dormir (no una jaula) y bastante espacio donde jugar libremente sin sentirse atrapado. Un importante hecho a considerar es que a los conejos no les gusta sentirse atrapados, más bien, son más dóciles y cooperativos cuando sienten que son libres exploradores de su propio entorno.

 

 

 

Tener un conejo no es barato, su mantenimiento y cuidado podría desbalancear tu economía. De hecho, adoptar un conejo no es para nada económico, muchos de ellos con razas costosas.

 

 

 

No son muy amigos de los perros y gatos. Se dice que los conejos son una presa natural de perros y gatos, por lo que no es muy normal presenciar su positiva coexistencia. Si tienes un perro o un gato es posible que vea al conejo como un juguete o un alimento y hará de su vida una complicación; en estos casos los mejor será no mezclarles y mantenerlos alejados. No obstante, si ambos son cachorros podemos lograr una convivencia muy positiva desde un inicio.

 

 

 

Sin embargo, todo depende del conejo y del perro o del gato y de su familia humana. Han ocurrido muchos casos de éxito en donde los animales son criados y entrenados juntos desde pequeños y, perfectamente, han logrado una mágica y sana convivencia.

 

 

Informe21

María L. Espinoza

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal