“Un golpe de Estado sería la salvación para Maduro”

La conflictividad que atraviesa Venezuela revela que se está en presencia de la peor crisis de la historia contemporánea del país, considera el vicealmirante retirado Rafael Huizi Clavier, presidente del Frente Institucional Militar (FIM). El oficial defiende la necesidad de que la situación sea resuelta por los venezolanos, y sin intervención extranjera, mediante las vías previstas en la Constitución.

 

 

 

 

-Muchos sectores piensan que la solución a la crisis está en la Fuerza Armada

 

 

 

-En la historia de Venezuela las grandes crisis políticas las han resuelto los militares, algo que es insólito. La Fuerza Armada siempre ha surgido como el solucionador y así nos acostumbramos en 1945 y 1958. Esto es parte del cesarismo democrático, del gendarme necesario para imponer el orden y hacer cumplir las leyes. En este momento las instituciones están siendo controladas por el régimen, porque no es un gobierno. En medio de esta crisis humanitaria, social, económica y política lo que queda es la Fanb, pero también está dañada y corrompida, defiende un proyecto político y asume funciones de Gobierno, deslindándose de lo que establecen los artículos 328 y 330 de la Constitución. ¿Quién nos saca de esto? No quiero que venga nadie de afuera a hacerlo, todavía hay mecanismos constitucionales para lograrlo. La salida no es militar, pero sí con los militares que se apegan a la ley. La esperanza son los sectores de la Fanb con principios.

 

 

 

 

-¿Un pronunciamiento militar debe incluir una rebelión?

 

 

 

– No necesariamente. En una democracia plena, las Fuerzas Armadas representan una institución del Estado dedicada a sus funciones, no intervienen en política. Pero sí existen momentos, como el que vivimos actualmente en el país, en el que hay un riesgo institucional, en el que deben actuar como un mecanismo de presión y hacer las observaciones que consideren convenientes. Durante el gobierno de Luis Herrera Campíns, cuando se entregaba el Golfo de Venezuela a Colombia, la Fuerza Armada no echó tiros al aire, pero expresó su opinión para mostrar su desacuerdo y presionar.

 

 

 

 

-¿Cree, como dice la fiscal general, que el Gobierno está desesperado porque haya un golpe de Estado?

 

 

 

-Es importante aclarar esto: el régimen está tan mal, que tiene a la gente en la calle protestando. También tiene la responsabilidad de las muertes y la violación de derechos humanos. Es responsable de una crisis financiera inimaginable, está atrapado sin salida, sabe del creciente malestar dentro de la Fanb y no tiene apoyo popular. Ante esta crisis, un golpe de Estado sería la salvación para el régimen de Maduro. Por eso recurre tanto al fantasma del golpe militar. El guión del golpe es usado siempre por los gobiernos autoritarios como este.

 

 

 

 

Mensaje a la GNB y PNB

 

 

 

 

-La Fiscalía imputó al mayor general Benavides Torres, excomandante de la GNB, por violación de derechos humanos
-Benavides Torres salió de su cargo por presión del Alto Mando Militar y para protegerlo de posibles sanciones como responsable mayor de la violación de derechos humanos. Es una decisión importante la que ha asumido la Fiscalía, ahora más cuando la represión ha escalado sin justificación. Es un mensaje para la Guardia Nacional y para la Policía Nacional Bolivariana.

 

 

 

 

-¿Cómo está la situación en los cuarteles?

 

 

 

-Hay un sector mayoritario que no está de acuerdo con la forma cómo se lleva a la institución armada, son los grados intermedios, la mayoría. Existe un 12%, compuesto por la cúpula militar que no hace nada porque comprometieron a la Fanb con el proyecto político del régimen y por eso vemos actos atroces de represión. Los militares institucionales entienden que los problemas políticos no les competen hasta que los problemas llegan a su casa, porque la crisis nos afecta a todos y lo perciben cuando salen de sus unidades. En cuanto al funcionamiento interno, la Fuerza Armada es una organización cerrada y se espera que los problemas internos los resuelva el superior, si no lo hace, se agrava la situación. Son varios estadios del comportamiento de un militar: descontento, murmuración, reunirse en grupo, comentarios entre ellos y se puede llegar a la irritación.

 

 

 

 

-Durante la reciente transmisión de mando, Maduro exigió compromiso con la Constituyente y los comandantes respondieron con consignas de apoyo

 

 

 

-Eso no implica, necesariamente, que estén consustanciados con lo que ocurre. Las instrucciones son dar esas consignas y peroratas, sino lo dicen los oficiales son sancionados, investigados o enviados a su casa. En la Fuerza Armada hay temor a la persecución, a perder la carrera. Muchos han optado por pedir la baja, sobre todo, en el Ejército, componente donde hay muchas solicitudes en los grados entre mayor y teniente coronel.

 

 

 

 

-¿Qué lectura hace de la ratificación de Padrino López como ministro de la Defensa?

 

 

 

-Es mejor malo conocido que bueno por conocer. Padrino López sirve a Maduro porque maneja dos discursos: uno institucional de cohesión y otro más radical que se evidenció en las consignas políticas del acto del 24 de junio. Esa dualidad le ha permitido permanecer en el cargo. Padrino cuestionó las atrocidades en la GNB. Aunque después se retractó, se vio obligado a advertir sobre el respeto a los derechos humanos. El Presidente lo sacó del Comando Estratégico Operacional para dar la jefatura al almirante Remigio Ceballos, leal a Padrino, que ya ejercía el cargo de hecho.

 

 

 

 

Plan Zamora

 

 

 

-¿Qué cree que busca el Gobierno con la ejecución del Plan Zamora?

 

 

 

-Este plan, que viola la Constitución, genera muchas dudas porque hay mucha opacidad en torno a su aplicación. Con la unión cívico militar justifican el empleo de grupos paramilitares. Hay registros donde la Fanb permite la actuación de estos grupos que trabajan sobre la hipótesis el enemigo interno.

 

 

 

 

-¿Por qué el Frente Institucional Militar llama a la desobediencia civil?

 

 

 

-Hay varias razones: la intención del régimen de imponer una Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta que no ha sido iniciada ni convocada por el pueblo de Venezuela como depositario del poder constituyente originario. También por la falta de comprobación de la nacionalidad del que reclama mantenerse como conductor del Poder Ejecutivo y del que se atribuye el cargo de Vicepresidente; los altos niveles de corrupción y las claras evidencias de la existencia de fuertes vínculos del régimen con el terrorismo internacional, el narcotráfico, las guerrillas de las FARC y la entrega de la soberanía a la tiranía castrista.

 

 

 

 

Rechazamos la espuria designación de magistrados del TSJ por no llenar los extremos profesionales, morales y de honestidad indicadas en nuestra Carta Magna y la existencia de cientos de presos políticos juzgados o encarcelados sin juicio, o con juicios amañados, sin pruebas de haber cometido delitos.

 

 

 

 

 

 

El Tiempo

Por Confirmado Massiel Bravo

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal