Presidente filipino hizo chistes sobre violaciones y criticó a hija de Clinton

 

 

 

El pasado 27 de mayo, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, volvió a bromear con el delito de violación, en esta ocasión con motivo de la declaración de la ley marcial en el sur del país.

 

 

 

“Asumiré la responsabilidad e iré a la cárcel por ustedes si violan a tres mujeres”, dijo durante una rueda de prensa en alusión a los soldados desplegados en virtud de esa ley en la región de Mindanao, donde el Ejército combate a grupos islamistas.

 

 

 

Al conocer la noticia, la hija de Bill y Hillary Clinton, Chelsea Clinton, dijo que Twitter que “Duterte es un matón asesino sin respeto alguno por los derechos humanos. Es importante seguir señalando eso, y que la violación nunca es una broma”.

 

 

 

Hoy, el mandatario decidió responder. “Cuando el presidente Clinton se acostaba con Lewinski, ¿cuál fue tu comentario o reacción?”, dijo Duterte, en un discurso retransmitido por la cadena local ABS-CBN. Chelsea, de 37 años, tenía 18 cuando ocurrió el escándalo sexual de su padre.

 

 

 

Luego, se excusó por su comentario del sábado al alegar que solo pretendía ser “sarcástico” en su discurso, en el que trataba de expresar su apoyo a las tropas filipinas que combaten a rebeldes yihadistas.

 

 

 

En todo caso no fue la primera broma del presidente filipino con el delito de violación. Ya lo hizo en abril de 2016, durante la campaña electoral que le permitió acceder en junio de ese año a la jefatura del Estado.

 

 

 

Tras resaltar la belleza de la misionera australiana Jaqueline Hamill -que fue violada por varios hombres y asesinada en un motín en una cárcel filipina de Davao, en el sur del país, en 1989-, dijo que lamentaba no haber podido ser el primero en abusar de la joven. “Era tan guapa… ¡El alcalde debió haber sido el primero!”, afirmó el entonces candidato presidencial, en alusión al cargo que ocupaba cuando se cometió el crimen.

 

 

 

Duterte aprovechó un mitin posterior para pedir disculpas “al pueblo filipino” por aquel comentario.

 

 

 

El presidente filipino también es conocido por insultar en público a personalidades como el antiguo presidente norteamericano, Barak Obama, a quien en septiembre de 2016 llamó “hijo de puta” por mostrarse reticente a reunirse con él.

 

 

 

“Hijo de puta, te voy a traer mala suerte en esta cumbre”, proclamó Duterte poco antes de la conferencia presidencial de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) que se celebró ese mes en Laos y a la que asistió el ex presidente norteamericano.

 

 

 

El mismo calificativo fue drigido meses antes al papa Francisco

 

 

 

Obama se reunió finalmente con Duterte al margen de la cita, tras minimizar el insulto propinado por el mandatario filipino.

 

 

 

“Me han dicho que esa es su forma de hablar”, explicó el antiguo inquilino de la Casa Blanca.

 

 

 

El País Uruguay

Por Confirmado:Patricia Villegas 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal