Evita accidentes acuáticos con estos consejos

Según la Cruz Roja, 9 de cada 10 accidentes acuáticos se puede evitar, siempre y cuando tomemos las recomendaciones o reglas de seguridad mínimas a la hora de entrar al mar o la piscina. Y es que todos, incluso, los nadadores profesionales estamos expuestos a sufrir un evento de este tipo.

 

 

 

Por eso, compartieron algunas de las normas para salvaguardar nuestras vidas en el agua.

 

 

 

*Bañarse en zonas permitidas.

 

 
*Evitar entrar bruscamente en el agua, sobre todo tras comer o tomar el sol.

 

 

 
*Evitar el agua dos horas después de comer.

 

 

 
*Salir de inmediato del agua si aparecen síntomas relacionados con: escalofríos, fatiga, dolor de cabeza, picores, mareos, entre otros.

 

 

 

 

*No tirarse de cabeza en lugares de fondo desconocido.

 

 

 
*Vigilar en todo momento a los niños.

 

 

 

*Respetar las banderas de señalización en las playas.

 

 

 

 
*No intentar nadar en contra de la corriente. En caso de ser arrastrado, nadar paralelamente a la playa y, una vez que se salga de la corriente, nadar hacia la orilla.

 

 

 
Evitar bañarse en zonas de riesgo como en ríos de gran caudal, en pozas naturales o bajo cascadas de agua.

 

 

 
¿Qué hacer en caso de accidente en piscinas y playas?

 

 

 
Tras un accidente, los minutos posteriores son vitales para la víctima. Lo primero de todo es actuar con serenidad y seguir los siguientes pasos:

 

 

 

 

Proteger el lugar del accidente: Hacer más seguro el lugar para evitar nuevos accidentes. Avisar a los bañistas del peligro, señalar la zona afectada, etc.

 

 

 

 

Avisar a los servicios de emergencia: Pedir ayuda alpuesto de primeros auxilios  próximo. Si no existe servicio de salvamento, llamar al teléfono de emergencias. O si no es tan grave, acudir al centro de salud más cercano.

 

 

 

 

Auxiliar a los heridos: Controlar las funciones vitales de la víctima. Lo primero es observar los signos vitales para saber cómo están funcionando, ver si está consciente o no, chequear su respiración y tomar el pulso. Asimismo, evitar movimientos bruscos al accidentado por si se ha producido una lesión en la columna vertebral.

 

 

 

 

Para prevenir los ahogamientos

 

 

 
Nunca dejes a los niños solos en piscinas, playas, ríos o lagos. Mantente alerta y vigilante en todo momento.

 

 

 
Lo recomendable es que los niños que no saben nadar, tengan flotadores o salvavidas, adecuados para su edad, estatura y peso.
Aprende a nadar, nunca es tarde para intentarlo.

 

 

 
Usa siempre un chaleco salvavidas al pasear en bote.

 

 

 

 

 

Toma en cuenta estos prácticos y sencillos consejos de seguridad y prepárate a disfrutar de unas vacaciones sin contratiempos junto a tus amigos y familiares. Recuerda que ¡Prevenir es vivir!

 

 

 

 

atusalud

Por Confirmado: MariGonz

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal