¿Cómo decir que no a una segunda cita?

Afrontar una segunda cita puede no ser fácil, sobre todo si en la primera ya te has dado cuenta que la chispa o el feeling entre los dos es apenas inexistente. A menudo, la gente comete el error de dar alguna oportunidad más para ver si la cosa mejora con un segundo encuentro, sin embargo, si tienes claro que nada va a salir de ello, debes entender que a veces un “no” amable puede liberaros a los dos de una nueva pérdida de tiempo, de el error de que alguno de los dos tenga esperanza o ilusión y, en el fondo, de hacer menos daño. ¿Quieres saber cómo decir que no a una segunda cita?

 

 

Instrucciones:

 

 
1. Saber si quieres tener o no una segunda cita se empieza a valorar desde el primer encuentro. Si ves que de entrada no está yendo nada bien, deberás comenzar a cortar y poner distancia desde ese preciso momento. Intenta acabar la cita de la mejor manera posible y despídete cordialmente, sin dejar lugar a nada más.

 

 

 

En el siguiente artículo mostramos 6 errores que debes evitar en la primera cita.

 

 
2. Sé amable en todo momento, aunque vayas a decir que no a una segunda cita. No hay que confundir amabilidad con amor, si ves que la otra persona va a malinterpretar tu actitud, lo mejor será mostrarte algo más cortante y seco. Puede que no quieras una segunda cita porque algo no te gustó o simplemente porque crees que no sois compatibles. Sea como sea, la otra persona ha mostrado interés por ti, así que como mínimo se merece un trato amable.

 

 

 
3. En caso de que tu cita haya acabado siendo horrible, con una persona desagradable o arrogante, no le des más vueltas. Estás en todo tu derecho de negarte a volverla a ver. No tienes porqué dar más explicaciones, simplemente sé directo y sincero.

 

 

4. Si la otra persona muestra insistencia y sigue interesado, no te vayas por las ramas ni dejes puertas abiertas a un nuevo encuentro. A menudo, tendemos a retrasar las cosas por miedo a hacer daño a otra persona. “Estoy muy liado, llámame la próxima semana”, “Claro! Quedamos, vamos viendo”… Son frases que aunque parezcan inofensivas, importan, ya que estás dejando una posibilidad, por remota que sea, a que se vuelva a repetir la cita o, por lo menos, a que la otra persona lo piense.

 

 
5. Para no dar pie a la confusión, debes abordar la situación directamente y rechazar la cita amablemente. Recuerda que no debes perder la amabilidad, pero lo mejor será ser sincero y honesto contigo, con tus sentimientos y con la persona que se interesó en ti. Puedes decir algo como: “Creo que eres una gran persona, pero no somos compatibles”, “Lo siento pero no tenemos mucho en común, te deseo suerte” o “No creo que pueda funcionar lo nuestro, así que prefiero dejarlo así. Ha sido un placer, gracias”. Utilices las palabras que utilices debes ser firme y no dejar dudas sobre tu posición u opinión, ni siquiera cuando traten de persuadirte.

 

 
6. Mantente firme y fiel a tus pensamientos y sentimientos pase lo que pase. Mucha gente acaba cediendo por lástima, por sentirse culpable o mal por haber dañado a una persona que ha mostrado interés y que realmente no se le ve mal chico o chica. No obstante, aunque esté bien sentir compasión, no debes modificar tus planes o tus pensamientos por ello. Si bien no es plato de buen gusto ser rechazado, ceder de nuevo a una cita que sabes que no funcionar, no ayudará a reducir el dolor o el daño, sino todo lo contrario. Estarás creando falsas expectativas. En el siguiente artículo te damos algunos consejos para saber cómo rechazar a alguien sin hacerle daño.

 

 

 
7. Por último, piensa bien qué le vas a decir para analizar qué puedes generar en la otra persona. A menudo tendemos a recurrir a la frase “podemos ser amigos”. ¡Cuidado con ello! Aunque es un método que te ayudará a calmar tu conciencia por haber rechazado a la otra persona, pero si realmente no te interesa tener tampoco una amistad, no le hagas creer que puede haber algo más entre vosotros, ni que sea amistad cuando sabes que, en el fondo, no será así.

 

 
8. Si eres sincero contigo mismo, podrás ser sincero con la otra persona. Es importante que analices perfectamente tus sentimientos y pensamientos para poder reproducirlos fielmente a la hora de decir que no a una segunda cita.

 

 

 

Por otro lado, te recomendamos atender la primera o segunda llamada del interesado o interesada, pero una vez que ya hayas dejado clara tu posición, no respondas a todas las llamadas. Recuerda ser firme, sin ser grosero. Al final, se acabará cansando. ¡Suerte!

 

 

 

UC

Por Confirmado: Oriana Campos

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal